scorecardresearch

Cumbre del diseño gráfico en la España vaciada

A.G.
-

El Museo Escuela Benaiges, de Bañuelos de Bureba, acoge a partir de diciembre varias exposiciones, entre ellas una de la espectacular cartelería cubana de los años 60 y 70

El cartel de Richard Nixon, obra de Alfred Rostgaard, es de 1972. - Foto: Valdivielso

Quienes a finales de los 60 y 70 de pasado siglo llevaban barba poblada, pellizas de piel, faldas largas y abalorios y conspiraban para hacer caer al imperialismo seguro que la exposición que está organizando para el próximo año el Museo Escuela Benaiges -ubicado en la pequeña localidad de Bañuelos de Bureba- les va a poner un pellizco en el estómago. Y es que una pequeña parte de los pósteres de propaganda política que a buen seguro tenían en sus habitaciones porque se repartían en aquellos años con la revista Tricontinental, publicada por la Organización de Solidaridad de los Pueblos de África, Asia y América Latina (OSPAAL), con sede en Cuba, se van a poder contemplar dentro de un ciclo expositivo dedicado al diseño gráfico, que arranca el 18 de diciembre con el trabajo de Isidro Ferrer para el Centro Dramático Nacional.

La muestra 'cubana', que aún no tiene fecha, estará compuesta por 20 carteles, del coleccionista privado LUJVANEB, que evidencian el altísimo nivel del diseño gráfico de los propagandistas del internacionalismo y el antiimperialismo que la izquierda llevaba tan a gala en aquellos años, que fueron también los del mayor esplendor del grafismo de la isla caribeña. Simplicidad de imágenes, frases impactantes y breves, colores planos de tonos intensos y representación de elementos autóctonos de distintas nacionalidades, además de arcos, flechas, ballestas y armas más convencionales eran los elementos que más frecuentemente se utilizaban en estas pequeñas obras de arte, que hasta 1970 no llevaron la firma de sus autores "al no encajar en la idiosincrasia colectiva de los revolucionarios, que preferían subordinar el 'ego' de los realizadores a los ideales revolucionarios", como explican los organizadores, miembros de la Asociación Escuela Antonio Benaiges.

Su secretario, Javier González, pone de manifiesto el interés que tiene llevar a cabo este tipo de actividades en localidades tan pequeñas (Bañuelos tiene apenas 20 habitantes) de manera que puedan revitalizar la zona y, en este sentido, recordó que el Museo Escuela Benaiges, dedicado a la memoria del maestro y pedagogo que fue fusilado en 1936 en La Pedraja, forma parte de la Red de Museos Vivos de Castilla y León.

En los carteles de la OSPAAAL -de los que en estas páginas aparece una pequeñísima parte- se pueden apreciar los dobleces característicos, fruto de su envío plegados en el interior de la revista a sus miles de suscriptores en todo el mundo, y sus temas favoritos: las más feroces críticas a Estados Unidos -con especial predilección por Richard Nixon, al que se le puede ver con dientes de vampiro sobre el mapa de Vietnam- o la apuesta por la Teología de la Liberación con un Jesucristo con el fusil al hombro. La organización, fundada en 1966 y disuelta en 2019, tuvo como objetivos la realización de proyectos de cooperación al desarrollo y la promoción de la paz y del respeto a los derechos humanos.

"Con este tipo de pósteres la OSPAAAL difundía sus mensajes de apoyo y aliento a las fuerzas revolucionarias y progresistas de África, Asia y América Latina plasmando en sus creaciones símbolos y formas plásticas de un alto valor estético-comunicativo, constituyendo desde sus inicios un importante aporte a la cultura audiovisual y a la accesibilidad de los mensajes que con su sencillez llegaban tanto a los intelectuales como a las personas analfabetas", añaden.

El reconocimiento a esta labor gráfica -que quedó muy mermada tras la desaparición de la Unión Soviética y la consiguiente crisis económica en Cuba- ha sido permanente con exposiciones en el Centro Pompidou de París (Francia), Nueva York, Bélgica o Dinamarca y libros como El cartel tricontinental de solidaridad, de Richard Frick o ¡Revolución! Cuban Poster Art, de Lincoln Cushing, ambos de 2003.