scorecardresearch

Tocados pero no hundidos

J.A.D.C.
-

La mala posición en liga de la Arandina no ha hecho decaer los ánimos en la plantilla blanquiazul

‘Vitolo’ consuela a un compañero tras la última derrota en casa ante el Júpiter Leonés. - Foto: Valdivielso

Sólo dos puntos de quince ha logrado sumar la Arandina en el arranque liguero del Grupo VIII esta temporada. Un inicio más que cuestionable en cuanto réditos se refiere, pero un hecho también que, aunque ha hecho saltar por los aires todos los planes preestablecidos a orillas del Duero, no ha terminado de apartar a la plantilla que dirige Álex Izquierdo de su propuesta de juego este año sobre el verde.

Y es que, como ha valorado para DB uno de los jugadores que mejor está resumiendo ese sentir en el club, Víctor Manuel Bravo ‘Vitolo’ (el centrocampista hispano-venezolano ha comenzado muy fuerte el curso, pero sus esfuerzos de cara a portería se han traducido hasta ahora únicamente en cuatro balones al poste), el fútbol «son estados de ánimo» y es, en ese aspecto, donde tanto él como sus compañeros deben terminar de ser capaces cuanto antes de «sobreponerse» para intentar convertir en puntos «las buenas sensaciones que tenemos en el campo».

«Quizás tengamos que tener un poco más de templanza en los metros finales», ha valorado el jugador de la Arandina ante las numerosas ocasiones marradas en las primeras jornadas y que han negado a los blanquiazules la posibilidad de sumar algún punto más a su casillero hasta la fecha, pero ha señalado también que, ante la adversidad, «creo tenemos calidad para sacar esto adelante».

Además, y aunque ha reconocido que es verdad que «estamos haciendo cosas mal, lógicamente», no ha dudado en señalar que son «muchas más las buenas» por lo que, bajo esa premisa, el duelo del próximo martes ante el Almazán debe servir al equipo para romper su maleficio en liga y lograr así el primer triunfo del año.

De momento, apunta, «nos están penalizando algunos errores e ir un poco a remolque en algunos partidos que empezamos perdiendo», pero confía en poder revertir esa dinámica y diluir las posibles sensaciones de «ansiedad» por «sacar ya los puntos que podamos tener». Si se consigue, finaliza, doblegar al Almazán, serviría para «reafirmar» el trabajo realizado hasta ahora.