La Farmacia Militar produce mascarillas en fase de pruebas

AGENCIAS-I.E.
-

Las instalaciones burgalesas empiezan los estudios de control de calidad y la formación del personal

La máquina procedente de China llegó el 18 de abril a Burgos. - Foto: Luis López Araico

La empresa Mondragón ha concluido ya el montaje de la máquina llegada desde china a mediados de abril para la fabricación de mascarillas quirúrgicas tipo IIR en el Centro Militar de Farmacia de la Defensa Burgos, que ya ha comenzado la producción en fase de pruebas, los estudios de control de calidad y la formación del personal.

En una contestación a una pregunta del grupo parlamentario del PP, fechada el pasado 18 de junio, el Gobierno estimaba que en la semanas siguientes al fin del estado de alarma se aumentaría gradualmente la velocidad de producción de esta máquina, capaz de fabricar 5.800 mascarillas a la hora.

Así lo informó el Consejo de Ministros a finales del pasado mes de abril, cuando dio cuenta de los 21 expedientes de contratación iniciados en el ámbito del Ministerio de Defensa, por un importe cercano a los 5 millones de euros para hacer frente a la crisis del coronavirus, parte de los cuales se destinó a la adquisición de la citada máquina para fabricar mascarillas.

En este sentido, el Ministerio señala que se está gestionando, por el procedimiento de urgencia, la adquisición de los materiales de partida necesarios para la fabricación, «en los próximos meses», de 5 millones de mascarillas, y que se trabaja en la concepción y desarrollo de un almacén estratégico de material sanitario y medicamentos ante crisis sanitarias, en las inmediaciones del Centro Militar de Farmacia de la Defensa Colmenar Viejo, con capacidad para más de 50.000 pallets.

Las instalaciones de la Farmacia Militar recibieron el 18 de abril al convoy del Ejército que transportaba la línea de producción de mascarillas procedente de Shanghai (China) y otras tres máquinas de la Cooperativa Mondragón que servirán para fabricar unos 5 millones de estos elementos de protección. 

Las cuatro máquinas son propiedad de la corporativa vasca Mondragón Assembly y días antes de su llegada a Burgos la ministra de Industria Comercio y Turismo, Reyes Maroto, recibía a pie de pista el avión de carga del Ejército del Aire. Maroto defendió que es «un proyecto de Estado poder contar con líneas de producción nacional que nos van a permitir poder fabricar al mes más de 5 millones de mascarillas». La dirigente del Ejecutivo socialista se felicitó porque España no tenga que depender de los mercados internacionales en el contexto de pandemia global.