'Nasdrovia', una comedia saludable

SPC
-

La nueva serie original Movistar+, protagonizada por Leonor Watling y Hugo Silva y que aborda la crisis de los 40 de una expareja de abogados estirados, se estrenará en otoño

‘Nasdrovia’, una comedia saludable - Foto: Picasa

La serie Nasdrovia, cocreada por Sergio Sarria y basada en su novela El hombre que odiaba a Paulo Coelho se estrenará en otoño en Movistar+, con Leonor Watling y Hugo Silva como protagonistas.
Esta nueva comedia, producida en colaboración con Globomedia (The Mediapro Studio) explica la «crisis de los 40» de Edurne y su socio y exmarido Julián, dos abogados de éxito «profundamente estirados y un poco snobs» que, en su huida por salir de la monotonía, terminan enfrentándose a la mafia rusa y también encontrándose a ellos mismos.
Durante seis episodios de 30 minutos, los personajes de Watling y Silva compartirán historias con Franky (Luis Bermejo), un cocinero «acabado y excepcional». Para superar sus problemas, los protagonistas dejan su trabajo y abren un restaurante de cocina rusa, con la fortuna de que se convierte en el favorito de la mafia y su vida se torna en un peligroso thriller.
Los actores Anton Yakovlev, Michael John Treanor, Mark Ivanir, Yan Tual y Kevin Brand forman también parte de una historia «sobre temas universales, pero tratados desde lugares diferentes».
Además de Sergio Sarria (El intermedio o Malaka), entre los creadores de la serie figuran Miguel Esteban (El vecino) y Luismi Pérez (El intermedio), y su director es Marc Vigil (El Ministerio del tiempo, Vis a vis o 7 vidas).
La adaptación del libro de Sergio Sarria, El hombre que odiaba a Paulo Coelho propone un nuevo enfoque con Edurne como una protagonista de la historia que incluso mirará a cámara en algunos momentos para dirigirse a los espectadores, invitándolos a romper la cuarta pared. 
«Los protagonistas son este tipo de gente que tiene todo, se siente infeliz y cuando lo manda todo al garete se da cuenta de que lo que tenía estaba muy bien», destaca Marc Vigil, que se ha afanado para encontrar el tono de esta comedia «sin chistes», generar empatía con el espectador y crear unos mafiosos «como en Los Soprano», con problemas e inquietudes, más o menos banales.