Tensa espera para la Arandina

J.A.D.C.
-

La primera plantilla sigue confinada hasta la confirmación oficial por parte de las autoridades sanitarias del positivo anunciado el domingo por el club

Mamau pugna por un balón durante una sesión de entrenamiento - Foto: Patricia González

Sigue la incertidumbre en las inmediaciones de El Montecillo. Los jugadores de la Arandina permanecen confinados en sus respectivos domicilios de manera preventiva hasta que las autoridades sanitarias realicen (será hoy martes), y ratifiquen, o no, mediante el preceptivo test PCR, el positivo anunciado dentro del vestuario por el propio club.

Una situación surgida a falta de tan sólo siete días para el inicio de liga en el Grupo VIII y que, aunque se une a los positivos ya anunciados por la Cebrereña a mediados de septiembre y el Atlético Bembibre este mismo fin de semana, «nadie se esperaba que surgiera», ha reconocido para DB el centrocampista gerundense Mamau. Menos aún cuando, señala, nadie había manifestado ningún tipo de síntoma hasta el momento y se habían guardado con meticulosidad los protocolos de seguridad exigidos.

En cualquier caso, y sea como fuere, lo que sí tiene claro el futbolista catalán es que, ahora mismo, lo que toca es «esperar a ver que ocurre»; también, que «lo primero es la salud». Por ello relata que, el partido ante La Granja se jugará «cuando sea».

Muy a su pesar, eso sí, ya que a nivel personal ha asumido que estaba llegando en un buen momento al inicio de curso a pesar de que, «por circunstancias», (como su accidente doméstico y la expulsión en semifinales de la Copa RFEF ante el Bupolsa), no pudiera disfrutar de más minutos en pretemporada.

Tampoco parece importarle mucho ya que, para él, al final «el fútbol es fútbol» y «no hay secretos» sobre el césped. «Todo se resume», contempla, «a entrar en la cancha y jugar el partido once contra once». Un punto éste, por el que, a pesar de tratarse de un debutante en el Grupo VIII, no prevé que vaya a haber grandes cambios en relación a las experiencias vivida en el Villanovense o en el fútbol catalán, de donde procede. Lo que sí asegura es que se encuentra con «ilusión» y «ganas», y que el hecho de que haya varios jugadores (hasta cinco con Mozo, Pesca, Javi García, Peli o él mismo), por un puesto, será bueno porque «favorecerá a que nuestro nivel individual aumente».