scorecardresearch

350 trabajadores de Correos, llamados a tres días de huelga

L.M.
-

Los sindicatos denuncian las altas tasas de eventualidad y la «alarmante»falta de reposición de plazas que se quedan libres tras bajas y jubilaciones

Los empleados ya se concentraron en abril del año pasado. - Foto: Patricia

Los 350 trabajadores de Correos en la provincia -alrededor de 60.000 en todo el territorio nacional- están llamados a secundar la huelga general a nivel nacional decretada por los sindicatos CCOO y UGT. Los paros se producirán desde hoy, 1 de junio, hasta el próximo viernes día 3, con la celebración de una gran manifestación este miércoles en Madrid.

Denuncian los empleados las altas tasas de eventualidad que se registran dentro del colectivo: solo en Burgos, de los 350 trabajadores alrededor del 20% no tienen un contrato fijo y sí uno parcial. Del mismo modo, lamentan que existan 8 huecos sin cubrir en la capital, lo que provoca que el resto de empleados han de suplir esas bajas. Además, aseguran que existen «muchos» puestos sin cubrir, fruto de la falta de reposición de plazas tras jubilaciones, así como cuantiosos «contratos basura».

Critican el «caos» en la gestión por parte de la dirección, lo que aseguran ha motivado un desplome de la actividad. «Han promovido un abandono intencionado de la carta y del servicio público postal, han subido de forma brutal los precios ahuyentando a los clientes y han renunciado al mercado de la paquetería desviándolo hacia la filial Correos Express», denuncian.

Tanto CCOO como UGT llevan dos años alzando la voz ante el «plan de desguace» que afirman está llevando a cabo el presidente de Correos, Juan Manuel Serrano. «Lo hace con el inaceptable aval del Gobierno, que supondrá el desmantelamiento del servicio postal, precarizando aún más el empleo y las condiciones de trabajo», admiten. En los últimos 4 años apuntan que se han perdido más de 7.000 empleos. Por todo ello han convocado para hoy, a partir de las 12 horas desde la Plaza de Callao (Madrid), una gran manifestación que recorrerá las calles de la capital y terminará frente al Congreso de los Diputados. Está previsto que desde Burgos acuda una representación que supere el medio centenar de trabajadores.