scorecardresearch
Pilar Cernuda

CRÓNICA PERSONAL

Pilar Cernuda

Periodista y escritora. Analista política


Encuentro fallido entre Sánchez y Feijóo

08/04/2022

La primera entrevista entre Pedro Sánchez y Alberto Núñez Feijóo fue, según el presidente del PP, "muy ilusionante", pero "menos fructífera de lo que me habría gustado".

El panorama económico que desgranó Feijóo era desolador, y advirtió además que el presidente pretende convalidar su programa económico "tal cual". Se quejó Feijóo de que Sánchez ni siquiera se plantea acordarlo con la oposición. No lo va a apoyar, y con las cifras que manejó, que expuso, demoledoras, justifican ese no apoyo.

Si el gobierno quiere seguir solo, seguirá solo, dijo Feijóo, al que se le adivinaba buena disposición, pero desencanto ante la cerrazón del jefe de gobierno. El presidente del PP no cierra la puerta a seguir negociando, y va a presentar periódicamente al gobierno las propuestas que elabora el equipo del PP. Daba a entender así que el PP tiene programa económico, propuestas concretas, aunque no los presentó en el congreso de su partido. Lo que provocó algunas críticas.

Encuentro muy cordial, pero de escaso éxito. En política exterior, asunto de Estado, no acepta el cambio de posición sobre el Sahara de forma unilateral, y apoyo sin fisuras sin embargo respecto a la guerra de Ucrania. Y retomarán las negociaciones sobre la renovación del Consejo General del Poder Judicial y del Constitucional. Pero poco más de bueno se ha producido en esa primera reunión.

Núñez Feijóo tiene menos que perder que el presidente de gobierno si no alcanzan acuerdos, y no aceptará algunas exigencias que indican que el presidente, más que negociaciones, quiere sumisión. Feijóo además se encuentra en mejor situación electoral que Sánchez, con un PP en plena ola del entusiasmo generada por nuevo presidente y su nuevo equipo. Y con elementos muy sutiles que afianzan su figura, como por ejemplo la larga audiencia que mantuvo con el Rey, que indican que D. Felipe no buscaba una primera reunión protocolaria, sino que quería cambiar impresiones en profundidad con una figura política que puede tener amplio recorrido.

El miércoles en la Zarzuela hablaron de economía, de Ucrania y también del Sahara, de todo lo que hoy importa en España. Feijóo trasladó también a D. Felipe su apoyo inequívoco, personal y de su partido, hacia la Corona. Lo que no puede decirse que ocurra en el gobierno de Pedro Sánchez.

En apenas un par de días ha cambiado la forma de relacionarse entre el gobierno y el principal partido de la oposición. El clima es distinto, con puntos sobre los que trabajar conjuntamente, aunque el primer intento haya sido fallido. Feijóo, al menos, está en disposición de sentarse a hablar, pero no va a entrar por el aro de Sánchez. Y mucho menos aceptará que el presidente imponga sus proyectos sin negociarlas con otros partidos. Feijóo lo dijo muy claro, no ha convencido el presidente, pero va a seguir intentándolo.

Lo que transmitía es que negociará sobre lo que considere clave para todos los españoles, no solo para los votantes de Pedro Sánchez.