scorecardresearch

La obra de la Carretera de Arcos precisará de 700.000 euros

J.M.
-

El proyecto de acondicionamiento ya está terminado y contempla el cambio de pavimento, la creación de una isleta para el giro de los autobuses y un nuevo espacio de aparcamiento

Una de las principales carencias que trata de resolver la actuación, más allá del deterioro de la zona, son los problemas de accesibilidad que genera la pendiente. Se da también una solución al autobús urbano. - Foto: DB

El equipo de Gobierno ya tiene en su poder el proyecto para acondicionar el tramo de la Carretera de Arcos comprendido entre los números 81 y 85. Un documento aprobado hoy en la Junta de Gobierno y del que se desprende que la actuación precisará de un desembolso de 700.000 euros. Una  cifra sensiblemente superior a los 400.000 o 500.000 euros estimados en un primer momento, pero que podrá ser rebajada por los licitadores.

La partida necesaria para la ejecución de las obras no está prevista en el Presupuesto, donde el grueso de las inversiones van a parar a actuaciones ya iniciadas, pero el bipartito tiene la posibilidad de incluir una partida en la modificación de crédito que, previsiblemente, se aprobará el próximo mes de abril. Esta fórmula sí concede un mayor margen de maniobra al equipo de Gobierno y es ahí donde podría tener cabida esta obra que se ha impulsado desde el área de Vías Públicas. Primero con el PSOE y después por parte de Cs.

La petición por parte de los vecinos de que se arregle este espacio situado a continuación de la calle San Pedro y San Felices puede considerarse ya una demanda casi histórica. De hecho, desde el distrito Sur ha sido una de las intervenciones que se ha reclamado a lo largo de los últimos meses.

La actuación abarcará una superficie de alrededor de 3.000 metros cuadrados y consistirá en la disposición de una isleta que permita el giro del autobús, el acondicionamiento de un aparcamiento que hay en las inmediaciones (en el mismo lado de la calzada) y en el arreglo de la acera en desnivel que hay junto a un edificio con tres portales de viviendas y varias lonjas. También se intervendrá en la calle Lope Gemeno, un callejón sin salida que hay en las inmediaciones.

Además de la renovación del pavimento de todo ese entorno, el proyecto contempla también la colocación de un nuevo mobiliario urbano, de las infraestructuras de telecomunicaciones y eléctricas, del alumbrado y la colocación de una plataforma para el acceso al autobús urbano que cumpla con la normativa de accesibilidad (en ese punto se encuentra el final y comienzo de una de las líneas).

En la memoria descriptiva del proyecto se planifica «la ampliación del espacio peatonal, incrementando la anchura de las aceras y eliminando en la medida de lo posible, las pendientes y escalones de las zonas reservadas a los viandantes».
Uno de los grandes cambios será el acondicionamiento del terreno destinado a aparcamiento ya que la idea es la construcción de un espacio reservado para el estacionamiento de vehículos «con un acabado en adoquín prefabricado de hormigón». Una de las plazas estará reservada a personas con discapacidad.

(Más información, en la edición impresa de Diario de Burgos de este jueves)