scorecardresearch

El PSOE pide defender las bodegas frente a las macrogranjas

ICAL
-

El consejero de Agricultura y Ganadería, Jesús Julio Carnero, garantiza la aplicación del principio de legalidad "en todo momento" y "en todo caso"

Imagen de archivo de una granja de cerdos. - Foto: Alberto Rodrigo

El socialista Luis Briones ironizó hoy que en Castilla y León es “más fácil instalar granja de cerdos que llevar médicos a los consultorios”, tras denunciar la proliferación e implantación indiscriminada de este tipo de explotaciones, en especial en la comarca de la Ribera del Duero, mientras el consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, garantizó la aplicación del principio de legalidad “en todo momento” y “en todo caso”.

En la sesión de control al Ejecutivo del pleno de las Cortes, el consejero aseguró que no hay ningún tipo de permisividad, sino la aplicación del principio de legalidad. Además, advirtió de que se trata de un tipo de explotaciones que no están sujetas a la comunicación ambiental, sino a la autorización ambiental, que recalcó no se le puede negar si cumplen los criterios.

El socialista Luis Briones acusó a la Junta de “echar balones fuera” y advirtió de que la situación actual es la consecuencia de la modificación legal aprobada en junio del pasado año aprovechando la convalidación del decreto de simplificación administrativa. Además, advirtió al presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, de ser el único responsable de lo que suceda con la Ribera del Duero, que indicó es el “buque insignia” de la economía de la Comunidad y del sector vitivinícola.

“Me sonroja”, dijo el consejero, que Briones hablara del principio de legalidad al haber sido alcalde y profesional del derecho. Le recordó que “te dice y prohíbe aquello que no puedes hacer y te obliga a aquello que es necesario que tienes que hacer”. Además, explicó que la instalación de granjas de porcino se reguló hace 20 años por un gobierno del PP y añadió que el ejecutivo socialista de Pedro Sánchez lo avaló y permite que se incremente un 20 por ciento las unidades de ganado a discreción de las comunidades.

“Lo único aquí hay es un buen hacer juicioso por parte de los ayuntamientos a la hora de otorgar o no las licencias y un saber hacer por la Comunidad”, dijo a lo que Luis Briones advirtió del daño “incalculable” que provocará estas explotaciones por la contaminación de nitratos y agregó que esta actividad no puede coexistir con las bodegas y el sector enoturista, ya que recordó la Ruta de la Ribera del Duero recibió 400.000 visitantes.

Finalmente, el procurador socialista indicó que los ayuntamientos, el Consejo Regular de la Denominación de Origen Ribera del Duero, las bodegas, los viticultores y el sector enoturista están en contra de las granjas industriales de porcino.