scorecardresearch

Un perito analizará el caso de la multa del Niño Jesús

J.M.
-

El Ayuntamiento de Burgos abre otro expediente sancionador para dilucidar si multa, o no, a la constructora

El antiguo colegio Niño Jesús se ha transformado en viviendas de lujo. - Foto: Valdivielso

El polémico expediente del derribo de una parte de la fachada del antiguo colegio Niño Jesús es de esas patatas calientes que nadie quiere tocar. La apertura del nuevo procedimiento, después de que el anterior se dejara caducar, ha traído de cabeza al equipo de Gobierno por las dificultades para encontrar un nuevo instructor dentro de la casa. Esa tarea ya se ha solventado (se ha hecho cargo un técnico de la sección de Tributos) y la siguiente misión es encontrar a los expertos que asuman la realización de un informe, de carácter pericial, que ayude a dictaminar si hay elementos sólidos para sancionar a la constructora. El deseo es que sean profesionales de una universidad los que arrojen luz sobre el asunto.

La historia se remonta al año 2018, momento en el que el Ayuntamiento concedió la licencia que permitiría transformar el antiguo colegio en viviendas de lujo. Con la condición, eso sí, que se conservara la fachada original. Sin embargo, en abril de 2019 la empresa Bellbrick decidió unilateralmente desmantelar una parte de la fachada (la que mira hacia Aparicio Ruiz) ya que, según defendían, existía un «riesgo muy alto de daños a personas y cosas» ya que algunos elementos podían venirse abajo.

Cuando el Ayuntamiento quiso reaccionar era ya demasiado tarde. Y no solo eso, se admite internamente en el número 1 de la Plaza Mayor que ése era el momento para haber recabado todas las pruebas ante la garantizada apertura de un expediente sancionador.

Nada más iniciarse el mandato se abrió un expediente pero caducó. Y enero de 2021 se abrió otro que volvió a caducar (...).

(Más información, en la edición impresa de Diario de Burgos de hoy martes o aquí)