scorecardresearch

Primer paso de Hiperbaric en el mercado global del hidrógeno

G. ARCE
-

La empresa burgalesa culmina la fabricación del primer prototipo de compresor para el Centro Nacional del Hidrógeno, una tecnología que aspira a instalarse en la futura red de hidrogeneras

El primer prototipo de compresor de Hiperbaric se instalará en los próximos días en la hidrogenera del Centro Nacional del Hidrógeno, en Puertollano. - Foto: Alberto Rodrigo

Hiperbaric quiere ser un actor relevante en el mercado internacional  de la movilidad ‘cero emisiones’ con el uso del hidrógeno como combustible y para ello ayer oficializó el primer paso en esta apasionante carrera industrial, dando por culminado su primer prototipo de compresor de este gas.Se trata de una tecnología muy novedosa a nivel mundial y todavía en muy pocas manos, clave para la recarga de los vehículos, que aspira a instalarse en las hidrogeneras que en un futuro próximo poblarán el mapa de carreteras y grandes instalaciones logísticas de todos los países.

El primer prototipo de compresor, un ingenio de cerca de 7 toneladas cuyo precio final oscilará entre los 500.000 y 750.000 euros, se transportó ayer en camión con destino al Centro Nacional del Hidrógeno (CNH2), en Puertollano (Ciudad Real). Allí se instalará en una hidrogenera portable cuya entrada en funcionamiento se espera para finales del presente año.

Esta instalación piloto, que tendrá una capacidad para abastecer a más de 100 turismos al día, será el modelo a seguir para una red nacional mínima de unas 150 hidrogeneras, que en un plazo de cinco años deberían estar operativas en la geografía española, según los planes del sector de la automoción. La idea es que antes del año 2030  por las calles y carreteras españolas circulen unos 200 autobuses urbanos y entre 5.000 y 7.000 vehículos ligeros y pesados.

Estas estaciones abastecerán, principalmente, a flotas de camiones y autobuses, sin descartar tampoco los turismos, donde las principales marcas (como es el caso de Toyota o, recientemente, Hyundai) ya están presentando modelos impulsados con este combustible clave para lograr el objetivo de la neutralidad climática.

El prototipo industrial presentado es un hito para Hiperbaric, pues ha supuesto más de dos años y medio de desarrollo, a los que Andrés Hernando, director general de la compañía, suma los más de 20 años que llevan trabajando en el mundo de las altas presiones para la industria de la alimentación. «Hemos logrado los 950 bares de presión en el compresor, algo muy relevante, porque en el mundo se cuentan con los dedos de la mano las empresas que son capaces de comprimir hidrógeno a ese nivel».

La apuesta industrial es «muy fuerte y creo que es el principio de un nuevo mundo para nosotros». Hiperbaric acapara más del 60% del mercado mundial de las altas presiones para el tratamiento de alimentos y aspira también a ser un «actor global» en el mercado del transporte y la movilidad por hidrógeno, cuyo tamaño es mucho mayor que el de la alimentación. 

«El tiempo nos dirá cuánto de importante es...», reflexiona Hernando, aunque en sus planes está el alcanzar e incluso superar los 50-60 millones de euros que la firma burgalesa factura en la fabricación de máquinas para la industria alimentaria. «El mercado del hidrógeno es mucho más grande, de hecho, el objetivo es instalar una hidrogenera cada 150 kilómetros y ahí queremos estar. El cuándo y cómo se desarrollará ese mercado está aún por ver y todos estamos a la expectativa».

Corazón. El compresor es, básicamente, el corazón de una hidrogenera, la maquinaria que comprime el gas a 950 bares de tal forma que permite cargar los depósitos de los vehículos a altas presiones para posibilitarles una autonomía similar a la de un vehículo de combustión, unos mil kilómetros con cero emisiones.  

El que ayer se cargó con destino a Puerto Llano es un primer prototipo al que seguirán otros, mejorados, que ya están construyendo para nuevos proyectos españoles. Hiperbaric ya ha facturado cerca de un millón de euros en esta tecnología.