scorecardresearch

La Policía se presenta en la ribera para frenar el botellón

ARSENIO BESGA
-

Los vecinos del Casco Viejo vieron el fin de semana a una patrulla vigilando la zona. Desde el Consistorio aseguran que se mantendrá la acción en el tiempo

Desde las 20.00 horas los jóvenes se reúnen en las orillas del Ebro. - Foto: Patricia

Los ciudadanos que residen en el Casco Viejo reclaman desde hace semanas la acción policial frente a los botellones. El último sábado, la situación cambió por completo. Los cientos de jóvenes que abarrotan habitualmente las calles cercanas al Río Ebro acudieron a su cita nocturna. Sin embargo, una patrulla de la Policía Local se personó en el lugar para vigilar su comportamiento. Y no solo acudió de manera puntual. Los agentes permanecieron en la zona cercana a Calle de las Eras durante varias horas.

El resultado de la presencia policial se resumió en que las fuerzas del orden no tuvieron que atender ninguna llamada por incidentes reseñables en las orillas del Ebro. Los vecinos se sienten aliviados por la seguridad del fin de semana, pero mantienen ciertas reticencias a la hora de sacar conclusiones. «El ruido fue el mismo de siempre», subraya la propietaria de una vivienda cercana al conflictivo espacio.
Desde el Ayuntamiento aseguran que esta iniciativa no ha comenzado ahora, sino que supone la continuación de un plan que lleva tiempo desarrollándose. Básicamente, el concejal de Seguridad Ciudadana, Pablo Gómez, sostiene que «antes la Policía acudía más a La Picota, porque era adonde iban más personas [...], ahora hay más presencia en el río porque es necesario». Además, el edil socialista destaca que «la acción se mantendrá en el tiempo», aunque no puede asegurar cuánto durará. 

En cualquier caso, pese a que las molestias no hayan cesado, parece que a partir de ahora el vecindario del Casco Viejo no sufrirá más altercados graves.