scorecardresearch

Las Loras se esfuerza para revalidar el título de la Unesco

R.E. MAESTRO
-

Del 4 al 8 de octubre acudirán al Geoparque dos evaluadores de la Unesco para comprobar el trabajo que se ha realizado. En mayo de 2017 se hizo oficial el título y consideran que lograrlo otra vez generará muchas oportunidades en la zona

Visita este martes a una experiencia de producción ecológica relacionada con cereal y legumbres. - Foto: Jesús J. Matí­as

El Geoparque de Las Loras tendrá que demostrar del 4 al 8 de octubre sus puntos fuertes para revalidar el título de la Unesco. En esas fechas acudirán dos evaluadores procedentes de Irlanda y Grecia que determinarán si se han llevado a cabo las recomendaciones planteadas en el momento de su elección, que se hizo oficial en mayo de 2017, y para lo cual se han realizado grandes esfuerzos sobre aspectos fundamentales como la visibilidad, la señalización o la investigación. «Nosotros pensamos que sí hemos hecho un buen trabajo en los últimos años y creemos que va a ser positiva la revalidación», asegura José Ángel Sánchez, director científico del Geoparque.

El sentimiento actual es de satisfacción con lo que se ha conseguido hasta ahora, gracias en gran medida a la implicación de las administraciones y de la población local en el proyecto. Se muestran especialmente orgullosos de cómo se ha trabajado con la población local tanto en las mesas de participación como en apoyo a iniciativas sostenibles como la campaña ‘Elige Las Loras’ relacionada con el producto local donde editaron varios vídeos que funcionaron muy bien en los diferentes medios de comunicación. «Nuestro objetivo era poner en valor la actividad del pequeño comercio como motores de desarrollo socioeconómico del territorio», comenta Sánchez, y también este año se han sacado adelante unos campos de ensayo de cultivo de patata en ecológico para poner en valor la patata de siempre en la zona y ver qué tipo se adapta mejor al clima y al suelo. 

En este tiempo se ha trabajado especialmente en lo referido a la educación ambiental al estar en contacto con colegios e institutos, a excepción del año pasado donde no se pudo por la crisis sanitaria y se aprovechó para la edición del cuaderno didáctico como herramienta potente para los años venideros. La visibilidad, participando en múltiples ferias internacionales, ha sido uno de los aspectos claves. Igualmente, la investigación y puesta en valor del patrimonio, donde el año pasado ya sacaron becas y para este se sacará otra financiada por Galletas Gullón, «es importante por la implicación de la empresa privada con el geoparque», y en breve las diputaciones de Burgos, Palencia y la USAL firmarán otro convenio para que grupos de investigadores de la Universidad asistan a hacer estudios al territorio.

En cuanto al plan de señalización, una de las cuestiones sobre las que se tenía que poner la mirada, también se ha realizado una interesante labor. Calculan que se han puesto alrededor de una treintena de señales en carreteras tanto de la Comunidad y Diputación, solo falta en nacionales pero ya están a la espera de que a finales de año o principios del que viene se puedan colocar ya en autovías. Además, la relación entre el patrimonio cultural y el patrimonio natural (geológico, en este caso) resulta de interés así como la renovación de panelería, que se ha traducido al inglés añadiendo códigos QR.

En un principio la decisión de la Unesco debería haber llegado el año pasado, pero la pandemia lo impidió. Son cada cuatro años y, además, en esta ocasión hasta última hora no lo han sabido con seguridad por la covid. Sin embargo, lejos de considerarse como algo positivo ha creado más incertidumbre y ganas de que por fin terminase la espera para conocer la decisión. Eso sí, hay que tener en cuenta que hace un año recibió el premio a las Buenas Prácticas en la Conferencia Mundial de Geoparques de la Unesco. Sánchez opina que revalidar este título creará, como ocurre en la actualidad, ilusión, oportunidades y trabajo colaborativo entre todas las entidades -más de 25 ahora, desde hoteles a tiendas, que ya tienen su distintivo-. «Lo que genera son oportunidades desde muchos puntos de vista, no solo turístico, también en el apoyo a iniciativas de desarrollo local», comenta, a la vez que afirma rotundamente que «en estos cuatro años ya estamos viendo clarísimos beneficios de pertenecer a la Unesco».