scorecardresearch

El boom de bajas laborales dispara un 20% la demanda a ETTs

David Alonso
-

Las empresas de trabajo temporal de la Comunidad reconocen un aumento en el número de operarios puestos en el mercado ante la necesidad de hacer frente a las ausencias por covid

Una mujer pasa por delante de una oficina de una empresa de trabajo temporal con varias ofertas colgadas en la cristalera. - Foto: Javier Pozo

Una embestida contra el mercado laboral sin precedentes. La sexta ola de la pandemia, ahora en plena tendencia descendente, ha supuesto un impacto sobre el empleo que no se había visto durante toda la pandemia. La avalancha de bajas provocadas por la elevada contagiosidad de la variante ómicron golpeó de lleno a los servicios públicos, que vieron como se quedaban sin personal para hacer frente a los servicios esenciales, pero también al privado, donde los mensajes de Whatsapp anunciando positivos eran una constante durante los meses de diciembre y enero.

Las cifras así lo atestiguan, solo durante el último mes del pasado año –último con cifras oficiales–  Castilla y León registró casi 36.300 personas en situación de baja laboral, lo que supone un incremento del 1.066 por ciento respecto al mes de noviembre, según las cifras que maneja la Asociación de Mutuas de Accidentes de Trabajo. A nivel nacional esta cifra se sitúa en 566.175 bajas laborales en el mes de diciembre, lo que supone un incremento del 632% respecto al mes anterior. Unos números que durante el mes de enero, cuando la Comunidad anotó varias jornadas consecutivas por encima de los 10.000 contagios diarios, prometen ser todavía más elevados.

Ante esta realidad, las empresas han tenido que recurrir de forma masiva a las ETT para encontrar empleados rápidamente que pudieran cubrir los huecos dejados por los contagiados para no verse obligadas a cerrar o a reducir la producción en plena recuperación económica. De hecho, las empresas de trabajo temporal de Castilla y León han visto como la demanda de trabajadores durante estos meses de la sexta ola ha crecido un 20% respecto a años anteriores.Todo ello a pesar de que ómicron ha llegado en uno de los momentos del año de mayor rotación laboral y contratos temporales para hacer frente a la campaña de Navidad y de rebajas. Comercio, alimentación, logística y automoción han sido los sectores donde más han crecido esta demanda de trabajadores a las ETT.

«Desde Manpower hemos podido constatar en los últimos meses un fuerte impacto de la variante ómicron, tanto a nivel de absentismo y bajas propias, que nos han empujado a reforzar los equipos que dan servicio a nuestros clientes; como peticiones de los propios clientes, e incluso de empresas que no trabajan con nosotros de manera habitual, para cubrir las bajas en su plantilla con nuestra ayuda», asegura a este periódico Enrique Oliver, que es Director Regional Castilla León y Aragón en Manpower.

Antonio López, director de Soluciones On Site de Adecco, comparte esta misma postura y reconoce que la variante ómicron «ha provocado que las empresas estén sufriendo un importante crecimiento de trabajadores en situación de baja laboral y buscan urgentemente nuevos empleados para cubrir sus necesidades». «El gran consumo y el retail, la logística y el transporte, y también la alimentación y la automoción están sufriendo este incremento de las bajas que se está produciendo ligadas a ómicron», explica el responsable de Adecco, que explica que están viendo cómo el entorno empresarial «está notando cada vez más la presión por las bajas que se están produciendo ligadas a esta afección». 

Por su parte, desde Randstad también reconocen como las sucesivas oleadas de contagios provocadas por nuevas variantes del covid-19 traen consigo «oscilaciones transitorias en determinadas variables del mercado laboral, como puede ser el teletrabajo y las bajas médicas». En este sentido, vienen a confirmar que en la última parte del cuarto trimestre de 2021 –cuando explotó la variante ómicron– «se ha dejado sentir en dichas variables». «No hay duda de que se puede apreciar una incidencia en el último trimestre muy significativa de la variante ómicron en el aumento de las bajas por enfermedad, lo que se estima que se acentuará en el primer trimestre del año actual», concluyen desde Ranstad.