scorecardresearch

PP y PSOE liquidan en 15 minutos cualquier posible pacto

SPC
-

El popular insiste en gobernar solo y afirma que el encuentro fue «profundamente decepcionante», mientras que Tudanca termina «estupefacto» y acusa al candidato del PP de «tenerlo hecho con Vox»

El socialista y el popular se dan la mano al inicio de la reunión celebrada ayer en las Cortes. - Foto: Ical

Quince minutos. Este fue el tiempo que AlfonsoFernández Mañueco y Luis Tudanca pasaron reunidos ayer en el encuentro que habría la ronda de contactos del candidato popular para tomar el pulso del resto de formaciones y lograr un acuerdo de investidura. La fugacidad del cara a cara con el socialista y su equipo y las duras acusaciones que le siguieron hicieron saltar por los aires cualquier 'gran coalición' entre PP y PSOE para dejar a Vox fuera del Gobierno regional. Precisamente los de Santiago Abascal son los próximos en la agenda del presidente en funciones –los encuentros van por orden de representación–, y mañana se verá las caras de forma oficial por primera vez con JuanGarcía-Gallardo. «Salgo estupefacto, no entiendo lo que pretende Fernández Mañueco, se ha levantado a los quince minutos por la mera mención de la palabra corrupción», aseguró el candidato socialista en la comparecencia tras el encuentro, algo que el popular negó y repitió que se habían levantado de la mesa por los «silencios», el «rechazo», las «evasivas» y las «excusas» del PSOE ante las propuestas del PP.  «Una de las cosas que nos diferencian es la corrupción», asegura Tudanca que fue la frase «literal» que hizo saltar por los aires la reunión, a lo que Mañueco habría contestado, siempre según el socialista, «te dije que si sacabas la palabra corrupción nos levantábamos», algo que negó el representante del PP.

Sendas ruedas de prensa evidenciaron que la posibilidad de un acuerdo entre el PP y el PSOE es inviable por las diferencias de planteamiento y también por el «convencimiento» de los socialistas de que los populares tienen ya cerrado el plan de pactar con Vox, algo que niegan en el PP.

«Es una marioneta de Sánchez», aseguró Mañueco sobre Tudanca, a quien reprochó que haya hecho «chanzas» y haya «ridiculizado» la posibilidad de que el Partido Popular forme un gobierno en solitario en la Comunidad, sin que Vox entre en el Ejecutivo. En una intervención dura contra el socialista, el candidato popular insistió en que descarta cualquier posibilidad de una repetición electoral y que tiene «las manos libres y la mente abierta» para formar un gobierno «fuerte y estable, liderado por el PP».

Sobre Vox, Mañueco calificó de «media verdad» el hecho de que el PSOE haya dicho que no han llegado a un acuerdo con Vox «todavía», ya que lo que le trasladó a los socialistas es que quiere un gobierno en solitario y que aún no se han reunido con los representantes de ese partido, al que prefirió no «juzgar» ni calificar como de extrema derecha. En concreto, el aspirante a la reelección lamentó no obtener respuesta del PSOE ante la propuesta de un programa legislativo compartido, la colaboración con el Gobierno en materia de despoblación, un calendario sobre «infraestructuras pendientes», la defensa del medio rural y la necesidad de seguir forjando acuerdos de Comunidad. «Si quieren automarginarse es su decisión, no la mía», resumió.

«No entiendo que quiere»

«Nos hemos quedado un rato más por si decidían volver, pero nada», ironizó Tudanca sobre el final abrupto de la reunión, que le demuestra que en el PP «lo tienen hecho con Vox», en alusión a un posible pacto entre estas dos formaciones. «No soy capaz de entender qué es lo que pretende Mañueco», lamentó Tudanca, que detalló que la propuesta del PP pasa por que el PSOE o Vox le regalen la Presidencia para que «gobiernen en solitario». En este extremo, el socialista reconoció que había preguntado directamente al PP si piensan permitir la entrada de Vox en el Gobierno autonómico, a lo que Fernández Mañueco respondió, según la versión de Tudanca, «no, todavía».

ARCHIVADO EN: PP, PSOE, Vox