scorecardresearch

Guías que sacan pecho

A.S.R.
-

Los profesionales con carné obtenido en comunidades ajenas a Castilla y León y que ejercen aquí crean una asociación para reivindicarse ante la Junta: «Su trato es discriminatorio y excluyente»

La Asociación de Guías Oficiales de Turismo en Castilla y León está abierta a todos los trabajadores acreditados. - Foto: Alberto Rodrigo

La unión hace la fuerza. De esta máxima nace la Asociación de Guías Oficiales de Turismo en Castilla y León (Aguiturcyl), una agrupación impulsada por las profesionales de este sector que trabajan en la Comunidad, pero que no están habilitadas por la Junta, sino que obtuvieron su carné para ejercer en otras regiones, y que hasta ahora no tenían ninguna representación oficial frente a las instituciones de ámbito local, provincial y autonómico. Las otras asociaciones que existen aglutinan a quienes sí han pasado los exámenes de la Administración regional. 

Y esta es, precisamente, su diana. «El trato dado por la Junta de Castilla y León a los guías que no están habilitados directamente por su administración es discriminatorio y excluyente», sentencian desde Aguiturcyl. 

Lamentan que en las dos reuniones que han mantenido con la directora general de Turismo, Estrella Torrecilla, no han obtenido «solución por el momento», y observan que, aunque este trato viene de lejos, la chispa que ha prendido la mecha ha sido consecuencia de la pandemia. 

Cuando estos guías, ya sean autónomos o empresas, han intentado solicitar ayudas tras la paralización de su actividad como cualquier otro sector se han topado con que un requisito imprescindible era la inscripción en el registro de actividad turística de Castilla y León, que aglutina a recursos de distinta naturaleza (hoteles, bares, casas rurales, cámpings...), un sitio vetado a estos profesionales puesto que se les exige la habilitación por la Junta. «En ningún caso se pide un alta en el Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE), recibos de autónomos, contrato por cuenta ajena o cualquier otra forma de justificar que se cumple con los requisitos legales para ejercer la actividad económica», resaltan en una nota de prensa. 

«Hasta hace poco este registro era solo informativo, pero ahora es requisito indispensable para acceder a las ayudas de la Junta y la única solución que nos dan es que hagamos el examen. Pero yo no tengo necesidad de hacerlo porque ya soy guía oficial, aunque no lo sea por Castilla y León. Y ahí entramos en un bucle infinito. Es incomprensible. Yo trabajo aquí y pago mis impuestos aquí. ¿Si una persona de Sevilla viene y abre un hotel no le vas a dar ayudas solo porque es de otra ciudad? Pues no. ¿Por qué solo pasa con los guías?», se pregunta Bea Sanz, portavoz de la asociación en Burgos, que, con 22 miembros, es la provincia con más representación, aunque también hay profesionales que desarrollan su labor en Segovia, Valladolid, Palencia, León y Salamanca.

Recuerdan que desde la aprobación del Decreto 5/2016, de 25 de febrero, que se regula el acceso y ejercicio de la actividad de guía de turismo en Castilla y León y que se adapta a la normativa europea, cualquier guía habilitado por cualquier comunidad autónoma puede ejercer su actividad y que «la realidad es que cada vez hay más guías de turismo en Castilla y León con el carné de otra región principalmente porque la Junta estuvo sin convocar exámenes desde 2010 hasta 2018, a lo que hay que añadir que la mayor parte de las comunidades han optado por la habilitación directa, previa presentación de las titulaciones universitarias e idiomas pertinentes».

Sanz reitera que Aguiturcyl nace para encender los focos «sobre la desconocida realidad de los guías de turismo», también, anota, a nivel municipal. «El Ayuntamiento dice que organiza unas rutas (Burgos en femenino) como una ayuda al sector, pero no es al sector, sino a una asociación en concreto (Asociación de Guías Oficiales de Turismo de Burgos), porque no todos los profesionales estamos ahí, y esto se debería hacer de otra manera», enfatiza.