scorecardresearch

La diferencia no está en los estudios

ARSENIO BESGA
-

Los jóvenes del CIFP Río Ebro aprenden de las firmas mirandesas que las «habilidades blandas» abren más puertas que la mera formación

De izquierda a derecha, los representantes de Aciturri, Alucoil, Azucarera, Hydro y la profesora de FOL del CIFP Río Ebro. - Foto: A.B.

Los tiempos cambian y, con ellos, también lo hacen los requisitos para entrar al mercado laboral. Un currículum repleto de líneas, con formación y experiencia puede no ser suficiente en la actualidad. Hoy en día se necesitan «habilidades blandas» para encontrar un empleo. Al menos, eso transmitieron a los alumnos del CIFP Río Ebro los representantes de Aciturri, Alucoil, Azucarera e Hydro en la jornada Retos y Oportunidades en Miranda. «El futuro no está en esa titulación, sino en qué me hace diferente y por qué las empresas nos necesitan», argumentó durante la mesa redonda el director de producción de Hydro, Luis Ángel Tejerina.

Desde Aciturri, la experta en recursos humanos Isabel Vallejo insistió en esa idea. Explicó que debe «ponerse en valor» lo que se tiene para ofrecer y aquello que se ha hecho. No solo qué estudios se han superado. Igualmente, Jenifer Esteban, del departamento de contratación de Alucoil, recalcó que «a parte de la formación, hay habilidades blandas». Desde su punto de vista, la comunicación tiene una importancia trascendental. «Eso es esencial para una entrevista», comentó. «Hay que poner en valor otras capacidades que tenemos, hay que saber aportar un valor diferencial. Eso es lo que buscamos las empresas», sentenció.

En resumidas cuentas, como también explicó la propia Esteban, «más allá de un aprobado, somos personas y tenemos que aportar algo al centro de trabajo». Uno de los elementos que en los tiempos que corren más puede facilitar la búsqueda de un empleo de calidad pasa por el conocimiento de varios idiomas. En particular, en Hydro perciben que «el futuro está en el inglés» y, por tanto, manejarlo otorga un rasgo muy positivo al candidato. «Una persona de mantenimiento que sabe interpretar un manual en inglés tiene un plus», argumentó Tejerina, el director de producción de esta fábrica.

Por su parte, la responsable de recursos humanos de Azucarera hizo especial hincapié en sus programas formativos dentro de la empresa. De hecho, invitó a los alumnos que cursan formación dual en el CIFP Río Ebro a participar en ellos. De forma similar, Vallejo, de Aciturri, comentó que las prácticas «son una oportunidad». Según expresó, en esos trabajos curriculares «le estás diciendo a la empresa quién eres y cómo eres». «Y si no os pagan da igual, estáis sembrando para entrar», puntualizó. 

El mejor ejemplo de esta realidad se pudo percibir cuando el propio dirigente de Hydro, Juan Luis Tejerina, relató su experiencia. Este hombre leonés, nacido en Barcelona y afincado en Miranda, tuvo su primer empleo porque pudo alargar unas prácticas curriculares. Según recordó, estuvo cuatro años en la sección de mantenimiento y hoy en día aporta su visión en una entidad puntera.