scorecardresearch

Fracasa el concurso para remodelar el entorno de Las Huelgas

C.M.
-

El concejal de Fomento, Daniel Garabito, no entiende el escaso interés que ha tenido la convocatoria a diferencia de otras como la ampliación del Archivo de Castilfalé, Las Llanas o el Mercado Norte

El pavimento empedrado está muy deteriorado y se hacen parcheos constantes. - Foto: Valdivielso

Aunque se trata de uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad, el concurso de proyectos convocado por el Ayuntamiento de Burgos para remodelar la calle Alfonso VIII, la principal del barrio de Las Huelgas, tan solo ha recibido una oferta, tras cerrarse hace unos días el plazo de presentación.

La escasa participación ha sorprendido en el área de Fomento municipal, impulsora de la convocatoria, dado que en otras ocasiones como la remodelación de Las Llanas o el Mercado Norte o la ampliación del Archivo Municipal de Castilfalé hubo una buena acogida por parte de estudios de arquitectura tanto locales como de otras provincias. «Lo he comentado con el presidente del Colegio de Arquitectos y también se ha sorprendido. La publicidad que se ha dado ha sido la misma, se ha publicado en la Plataforma de Contratación y no ha habido ninguna queja sobre las bases de las convocatoria», indicó el concejal Daniel Garabito, que subrayó que se buscará una fecha a lo largo de este mes para que se reúna el jurado del concurso y se analice la única propuesta presentada. 

La actuación que se plantea es similar a la realizada en Las Llanas con el objetivo de reurbanizar el entorno para darle un aspecto moderno pero manteniendo su pasado histórico. Afectará a la totalidad de la calle, desde Benardino Obregón hasta el Arco del Amparo y la conexión con la calle Monasterio de las Huelgas y las traseras del Arco del Amparo. El pavimento empedrado está muy deteriorado y plantea problemas tanto para los peatones como para los vehículos y se deberá sustituir por otro. 

Paralelamente, la intervención propone el rediseño del espacio público para que cumpla con los criterios de accesibilidad, una reflexión sobre la totalidad de la escena urbana, así como la propuesta de actuaciones en las edificaciones del entorno. También deberá hacerse una propuesta para iluminar el monasterio declarado Bien de Interés Cultural (BIC), sobre el mobiliario urbano, incluido el modelo de tenazas para los establecimientos hosteleros, y la renovación de las redes de servicios y eliminación de tendidos aéreos.

El jurado encargado de evaluar la propuesta presentada está integrado por miembros de Patrimonio Nacional, los colegios profesionales de Arquitectos e Ingenieros, los vecinos del barrio a través de su asociación Avehupa y del Ayuntamiento. 

El equipo de Gobierno es consciente del elevado coste de la obra, de modo que se plantea llevarla a cabo por fases. La redacción del proyecto se ha fijado en 8 meses, de modo que las obras se iniciarán en 2023 y mientras habrá que seguir reparando el pavimento.