scorecardresearch

El deporte rey por los cuatro costados

MÓNICA PURAS (SPC)
-

A Estefanía Benito le llegó el repentino gusto por el arbitraje viendo un partido de su hermano hace 14 años, mientras que Adriana García combinó su oficio con el de jugadora del Nuestra Señora de Belén

Adriana García y Estefanía Benito, árbitras asistentes de Primera Iberdrola. García también lo es de Tercera RFEF. - Foto: Jesús J. Matías

Sus partidos de fútbol no duran solo los 90 minutos reglamentarios sobre el césped. El tiempo de descuento para Adriana García y Estefanía Benito se alarga durante varios días. Sus casos son ejemplares y alentadores para muchas mujeres. Son árbitras asistentes de la Primera Iberdrola, Primera División Femenina de Fútbol.

Su mundo material y humano tiene una vinculación estrecha con el balompié. Esfuerzo, trabajo, dedicación y superación les avalan en unas carreras que comenzaron hace la nada desdeñable cifra de 14 años, casi la mitad de sus vidas. Ahora solo aspiran a ascender un peldaño más, en el caso de Adriana García, "llevo muchos años en Tercera y espero gastar la última bala que me queda y poder alcanzar la Segunda RFEF", mientras que Estefanía Benito pretende "seguir como estoy los máximos años posibles".

Son conscientes de que no pueden vivir del arbitraje ante su rotunda negación, aunque esperan que algún día puedan dedicarse por completo a lo que les gusta sin necesidad de buscarse las 'habas' en otro sitio. "De momento es un hobby. Cobramos por partido, no tenemos sueldo fijo y los meses que no hay competiciones, no tenemos ingresos", confiesan, mientras abogan porque al igual que la competición femenina se profesionaliza "también llegue al arbitraje. Sí se habla de ello, pero de momento, seguimos igual. Todo evoluciona. Estamos en el camino y los pasos que se están dando se están dando bien".

Compaginar este oficio con un trabajo es tarea imposible. "Estuve dos años y era muy complicado. Viajes, cambios de horarios, trenes, otros turnos, pedir a compañeros... al final estás sufriendo por algo que te gusta y es como tener una losa. Además, no es solo la Liga, también resto de torneos, Copa de la Reina, etc. Así que decidí estudiar", señala García, argumento que también asiente Benito.

Intenté compaginarlo con otro trabajo, pero sufres por cambiar turnos, horarios y por algo que te gusta. Ahora estudio", explica Adriana García

En el comité castellano y leonés son tres mujeres las que arbitran en la Primera Iberdrola, ellas dos, burgalesas, y otra chica de Ponferrada, por lo que viajan juntas y desempeñan su trabajo a la vez. "Cuando acaba el partido. Tenemos que visionarlo. Apuntar las jugadas que han sido buenas y también las malas. Hacernos una especie de autocrítica. Si un partido acaba el domingo, el autoanálisis se envía el martes. Nos devuelven el feedback el jueves. Entonces te das cuenta que ese partido ha durado toda la semana. Pero hay mucho trabajo previo y posterior al partido", comentan.

Entrenan todos los días y lógicamente están en plena forma. "Tenemos un informador en cada partido que nos evalúa, el comité también tiene sus propias referencias a través de los vídeos que se graban, luego también tenemos al principio de la temporada y a la mitad unas pruebas físicas y además hay una aplicación a la que tenemos que subir todos los entrenamientos", explican.

Sus referentes son "Guadalupe Porras (primera española en arbitrar en Primera División Masculina), Eliana, Judith y Marta Huerta, en realidad las que están un poco por encima de nosotras y que tenemos la suerte de compartir con ellas categoría y estar en contacto".

Aplauden el regreso del público a los estadios tras el fin de las restricciones por el coronavirus, "es algo que te motiva. A veces necesitas esa presión de tener a la gente encima. Que anima. Hace tres años pité una semifinal de la Copa de la Reina y estaba el estadio lleno. Sin gente es triste, muy frío"", asegura García, que al igual que Benito confiesa que no recuerdan un partido en el que estuvieran acertadas o la primera vez que sacaron una tarjeta roja, "no nos quedamos con esas cosas", añaden.

He derramado muchas lágrimas porque las pruebas se me resistían. Al final es lo que me gusta y no he abandonado", admite Estefanía Benito

Lo que no pueden olvidar es el día de su debut. A Benito, "lo he contado mil veces" se le olvidó activar el cronómetro hace 14 años, mientras que García, que también jugaba en el Nuestra Señora de Belén, fue al único encuentro al que acudió su madre.

Tampoco olvidan los estrenos de categorías como el de Preferente para Benito que fue "muy especial, lo esperaba con ansiedad y vino de asistente Adriana. Me gustó estar con mi gente. Fue un San José-Monteresma. O también el primero de la Liga Iberdrola, un Eibar-Betis", apunta.

"Yo también recuerdo especialmente mi debut en Primera Iberdrola. Fue un Betis-Rayo y para mí salir de Castilla y León era todo un lujo. Además a Sevilla. Fue... guauuuu. ¡Ya estamos aquí! Muy emocionante", dice García que no lo ha pasado tan mal como Benito para superar las pruebas, "yo he derramado muchas lágrimas por el arbitraje, debido a que las pruebas se me resistían".

Ahora esperan el día que puedan arbitrar una final o semifinal en la Liga Iberdrola y prepararse para el tradicional pasamanos del saludo FIFA que aún no se ha recuperado tras las medidas anticovid. Todo llegará.