scorecardresearch

El Plan Románico Atlántico interviene en dos iglesias

SPC
-

La Junta de Castilla y León destina 310.000 euros a esos proyectos, en cuya elaboración colaboraron la Fundación Iberdrola y la Fundación Santa María la Real

El Plan Románico Atlántico interviene en dos iglesias - Foto: JL Leal ICAL

El Plan Románico Atlántico, en el que intervienen la Junta de Castilla y León, la Fundación Iberdrola España, el Ministerio de Cultura de Portugal y los obispados de Zamora y Salamanca, ultima la restauración de las iglesias de San Juan y San Vicente, en la capital zamorana, dentro de lo que se considera un "ejemplo" de cooperación institucional y de participación público-privada.

La delegada territorial de la Junta de Castilla y León en Zamora, Clara San Damián, destacó la  "importancia" de la colaboración con la Fundación Iberdrola, los obispados de Salamanca y Zamora y la Fundación Santa María la Real para intervenir en monumentos declarados Bien de Interés Cultural desde la década de 1960. "Son dos proyectos que ya se plantearon con el proyecto Zamora Románica y no pudo ser en aquel momento. Estas actuaciones eran muy necesarias porque el mantenimiento de la torre de San Vicente y la fachada de San Juan requerían una actuación urgente", explicó.

"Las obras se han ejecutado en un tiempo muy razonable. Empezaron a finales de 2021. Ya están terminadas las de San Vicente y las de San Juan terminarán el 21 de este mes. El importe, financiado íntegramente por la Junta de Castilla y León, fue de 310.000 euros, de los que 176.000 correspondieron a San Vicente y 134.000, a San Juan", detalló, además de especificar que la Fundación Iberdrola y la Fundación Santa María la Real se ocuparon de la redacción del proyecto y de la dirección y la coordinación en materia de seguridad y salud. "Juntos, hemos podido hacer dos actuaciones muy importantes para la ciudad de Zamora", subrayó.

"Compromiso"

Por su parte, el presidente de la Fundación Iberdrola, Fernando García, destacó el "compromiso" por parte de la compañía de "contar con un dividendo social", que se invierte en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, la Agenda 20-30. "Van desde intentar terminar con la pobreza hasta aumentar la igualdad.  Hoy, que estamos en el Día de la Mujer, es muy significativo", señaló. "También, invertir en el arte. Y, dentro de esta inversión en el arte, el proyecto Románico Atlántico, donde se encuadran estas actividades, tiene una actividad especial en la provincia de Zamora", aseguró.

Fernando García recalcó que Iberdrola "tiene una dedicación y preocupación especial" hacia Zamora. "No solo desde el punto de vista de las inversiones de carácter operativo, sino también desde el punto de vista de la Fundación en diferentes participaciones y dentro del Románico Atlántico, en estas dos iglesias, de San Juan y San Vicente", anotó.

"Vamos a seguir invirtiendo y a seguir trabajando por mejorar la recuperación y el conocimiento del arte porque creemos que el arte es un elemento muy importante en esta época de grandes crisis, de recuperación de la crisis sanitaria y social y económica que ha supuesto la COVID-19 y, ahora, la crisis de luchas por las libertades en Ucrania", agregó.

También participaron en la visita a los templos restaurados el director del proyecto, Jesús Castillo, de la Fundación Santa María la Real; el delegado diocesano para el Patrimonio, José Ángel Rivera, y el delegado de Iberdrola en Castilla y León, Miguel Calvo.

Actuaciones

Los trabajos realizados en la iglesia de San Vicente empezaron con la retirada del nido de cigüeña y la restauración de la cubierta sustituyendo y consolidando las tablas de madera y las lajas de pizarra que se encontraban en mal estado. También se colocó una placa impermeabilizante para proteger el espacio y se limpiaron y consolidaron los muros, eliminando suciedad y vegetación; rejuntando grietas y fisuras con mortero de cal y reconfigurando las aristas y volúmenes de la torre mediante injertos pétreos o de mortero de restauración, según precisó la delegada territorial.

Además, se protegió el campanario de los pájaros mediante la colocación en los vanos de la torre de una malla que impide la entrada de aves sin entorpecer la ventilación. La intervención se completó con la limpieza y consolidación del solado histórico y del husillo y con la instalación de una nueva iluminación más eficiente y acorde con la historia de este edificio románico.

Por lo que se refiere a la iglesia de San Juan de Puerta Nueva, los trabajos consistieron en la limpieza y consolidación de paramentos, reposición de elementos pétreos perdidos, restauración de la cubierta y los solados históricos y la protección de los vanos del edificio.