scorecardresearch

Burgos podría comprar 52 buses con el rénting que pagará por 27

Á.M / Burgos
-

El PSOE vuelve a pedir a Rebollo que dimita y asegura que casi todo el mantenimiento de los vehículos se factura aparte, por lo que considera fallida y errónea la fórmula del alquiler

Presentación de los vehículos en alquiler. Tras Aparicio, Arias (presidente del servicio), Rebollo (que ya estaba en el Consejo) y Alonso (como presidente de FAE). - Foto: Patricia

Hemos pasado de ocupar una de las últimas posiciones del país en el ránking de ciudades con la flota más moderna de autobuses a una de las primeras. Además, se pagará menos de la mitad por el coste de cada kilómetro. Y además, vamos a aumentar la plantilla y las líneas. ¿Burgos? Sí, pero en el año 2007. Concretamente en marzo de aquel año, cuando el alcalde, Juan Carlos Aparicio, y el presidente de Autobuses, Javier Arias, presentaron parte de los 27 vehículos incorporados al servicio a través del ya mítico contrato de rénting.

Aquello era Jauja, o al menos lo parecía. Pero en el Burgos de 2013 los buses hay que desalojarlos porque se queman, se averían un día sí y otro también y hay una escandalera política y social montada con el asunto que se las trae. Al margen de esa problemática están aquellos vehículos, que siguen siendo jóvenes y lucen buen aspecto, pero en 2016 volverán a ser de la UTE que los alquiló (sin opción de compra por parte del Ayuntamiento en el contrato) y entonces nos quedará el resto: la chatarra.

El actual presidente del Samyt, Esteban Rebollo, que ya era un destacado miembro del Consejo de Administración del Servicio por entonces y por delegación del PP (ver fotografía), insiste en que él no acordó aquello, que ha pedido por activa y pasiva la compra de nuevos vehículos y que es la negativa de sus propios compañeros de filas lo que le impide renovar una flota decrépita.

Como solución trató de comprar autobuses retirados a réntingque resultaron estar tan achacosos que los técnicos que envió a verlos ni siquiera los arrancaron. Y el resto es conocido. El PSOE volvió a insistir ayer en que la decisión de comprar esos vehículos estaba tomada desde mayo y que «solo lo sabía él dentro del equipo de Gobierno», motivo por el que el concejal Carlos Andrés reiteró la petición de dimisión de Rebollo, al que acusó de «incapaz», de fomentar el «ocultismo» y de liderar «una pésima gestión que va a ser nefasta para la ciudad».

Dudas a futuro

Andrés criticó el sistema de rénting adoptado en 2007 destacando que se paga un canon anual por 27 autobuses de 1,6 millones, cuantía que incluye el mantenimiento de toda la flota. «Al final del contrato habremos pagado 16 millones, mientras que el mejor autobús del mercado no llega a costar 300.000 si adquieres varias unidades a la vez», insistió el edil socialista. Según esas cuentas, la ciudad podría haber adquirido 52 vehículos de la mejor calidad por lo que va a pagar por el alquiler de 27.

No es menos cierto que el acuerdo incluye el mantenimiento de todos los buses (hay 62 en total), pero Andrés insiste en que ya han repercutido ese coste en sus cuentas. «No todos valen 300.000 euros y mucho menos en 2006, cuando se fraguó el acuerdo. Además, el mantenimiento que hacen consiste en pasar las revisiones mínimas; todo lo demás se factura aparte y la prueba es que cada mes se están pagando miles y miles de euros por este concepto al margen del canon», justifica.

Lo que no admite interpretación es que en la última década no se ha procedido a la adquisición de ningún autobús nuevo, lo que significa que cuando la UTE retire sus vehículos (porque son suyos) en el año 2016, Burgos tendrá en propiedad 35 unidades con entre 15 y 25 años de vida. Los coches retirados por la EMT de Madrid tenían 11 años y los técnicos del Samyt salieron corriendo cuando vieron el estado en el que se encontraban.