scorecardresearch
Marian Peña

Observando al Mundo

Marian Peña


Reconocer el trabajo esencial

27/04/2022

Por propia experiencia, sé que no es fácil recibir la atención de los trabajadores sociales del Ayuntamiento de la capital. En mi caso, el correspondiente a mi centro cívico tenía su agenda abarrotada cosa que hacía difícil obtener una cita en un plazo razonable. En el transcurso de la espera, la funcionaria pidió una baja y durante un largo periodo nadie ocupó su puesto, con lo cual la resolución del asunto se dilató varios meses. Por eso entiendo y apoyo la movilización y las reivindicaciones de los trabajadores sociales que amenazan con ir a la huelga el próximo mes de mayo si, tras muchos años de quejas, desde 2008 según explican, no se atienden sus demandas.

La situación que yo viví tuvo lugar varios años después de esa fecha y antes de la llegada de la covid que, sin duda, ha complicado la situación de estos trabajadores que han visto crecer exponencialmente las demandas de los ciudadanos con algún tipo de necesidad. No hay que olvidar que este colectivo es la puerta de entrada a todos los servicios sociales municipales. Ellos atienden en primera instancia y evalúan asuntos como las ayudas económicas de urgente necesidad, las peticiones de atención domiciliaria o la situación de dependencia de las personas mayores, entre muchos otros temas, siempre delicados y, muchos, de atención urgente o incluso inmediata. Por eso no parece proporcionado que, como denuncian, haya un solo trabajador social para cada 6.000 burgaleses: que no se cubran de manera rápida las bajas; que no haya una estabilidad en la plantilla, más de un tercio es eventual, o que tengan que estar continuamente pidiendo la creación de puestos de trabajo que llegan con cuentagotas.

Es esencial que contemos con unos buenos Servicios Sociales, especialmente en estos momentos en los que la actual situación económica empuja a muchas personas hacía la exclusión social y la carencia de recursos y no pueden ser eficientes si están atendidos por personas al límite que no dan abasto. Los trabajadores sociales piden reconocimiento y el mejor es que puedan realizar su trabajo en óptimas condiciones, por su bien y por el de las personas más vulnerables. Es importante que el equipo municipal atienda sus demandas lo antes posible.