El triunfo del modesto

Agencias-SPC
-

Joan Mir ha sido el gran 'tapado' de un Mundial que ha podido ganar con una sola victoria

El piloto mallorquín se dispone a cruzar la línea de meta del Circuito Ricardo Tormo para convertirse en el campeón del mundo de MotoGP. - Foto: ALBERT GEA

A falta de la carrera del próximo domingo en El Algarve, la de 2020 es la temporada más extraña que se haya podido vivir en toda la Historia del Mundial de motociclismo como consecuencia de la COVID-19.
Joan Mir ha conseguido el título en el año del centenario de Suzuki, que antes hizo campeones del mundo a nombres míticos como el británico Barry Sheene, el único que lo logró en dos ocasiones (1976 y 1977), los italianos Marco Lucchinelli y Franco Uncini, y los estadounidenses Kevin Schwantz y Kenny Roberts júnior.
El mallorquín es el justo vencedor de una temporada en la que a las primeras de cambio ya quedó ‘fuera de juego’ el vigente campeón, Marc Márquez, lo que no resta un ápice de valor al título del piloto con el que nadie contaba. Ni él mismo.
Desde niño (en el centro de la foto) demostró condiciones innatas para el motociclismo, compitiendo a menudo en equipos muy humildes.  Desde niño (en el centro de la foto) demostró condiciones innatas para el motociclismo, compitiendo a menudo en equipos muy humildes. Nacido el 1 de septiembre de 1979 en Palma de Mallorca, Mir se inició en las competiciones de motociclismo a los 10 años, entre 2009 y 2011 cuando disputó los campeonatos baleares de minimotos y minimotard, en las que se proclamó campeón en distintas categorías.
En 2013 fue el único español seleccionado para participar en la copa de promoción Red Bull Rookies Cup, que acabó en la novena posición ese primer año y fue subcampeón al siguiente para ya en 2015 correr su primer gran premio de Moto3, aunque solo fuese como sustituto del japonés Hiroki Ono en el Gran Premio de Australia dentro del Leopard Racing.
Algo debieron de ver en el equipo que decidieron contar con sus servicios durante toda la temporada 2016 al manillar de una KTM con la que concluyó quinto. Al año siguiente cambiaron la máquina austríaca por la japonesa Honda para conseguir el título mundial de manera magistral: 13 podios en 18 carreras y de ellas 10 victorias. 
Solo ha corrido con Honda un año y le valió para coronarse en 2017 en Moto3. El equipo Leopard Racing le había fichado la temporada anterior. Solo ha corrido con Honda un año y le valió para coronarse en 2017 en Moto3. El equipo Leopard Racing le había fichado la temporada anterior. El salto a Moto2 con el Estrella Galicia 0,0 Marc VDS se saldó con cero victorias y cuatro podios. Aun así, Suzuki lo fichó para ascender un año más tarde a MotoGP directamente como piloto oficial. La apuesta fue muy fuerte y no decepcionó 10 resultados entre los 10 primeros. 
Ya en 2020 Mir comenzó con el pie izquierdo:no puntuó ni en Qatar ni en Jerez. Se recuperó con un quinto en el mismo escenario, pero un nuevo ‘cero’ en Chequia pareció mostrarle la cruda realidad. Sin embargo, el tesón y la humildad del mallorquín, que sabía que no tenía nada que perder, se notaron en Austria: segundo y cuarto. No aparecía en ninguna ‘quiniela’... hasta que le cogió el gusto al ‘cajón’ (ganó el Gran Premio de Europa en Cheste) y no se despegó salvo en Francia y Valencia, donde el séptimo le supo a gloria.