Una red unida contra el hambre

B.D.
-

La iniciativa 'Yo te ayudo' ha habilitado cinco puntos en la ciudad, donde los ciudadanos depositan en cajas alimentos que después recogen personas sin recursos económicos

Ana Alicia Hurtado, en el punto de donación y recogida de alimentos en la calle Sanz Pastor. - Foto: Patricia González

Ni el cuidado de dos niñas de 18 meses y de 3 años ni un nuevo embarazo fueron impedimento alguno para que la burgalesa Ana Alicia Hurtado decidiera dedicar todo el tiempo libre que le quedaba durante el confinamiento para ayudar a los que más lo necesitan. Buscó la plataforma -la organización ‘yo te ayudo’, creada en León en marzo pero con una treintena de colaboradores ya en toda España-, y empezó a tejer a través de las redes sociales una red de apoyo para muchas personas que están en una situación precaria. La economía de muchas de ellas ya era inestable, pero la irrupción de esta nueva crisis las ha dejado totalmente desprotegidas. 
Por esa razón, desde esta iniciativa solidaria surgió la idea de poner en marcha, con la colaboración ciudadana, una serie de puntos en los que los vecinos pudiesen depositar en cajas de cartón alimentos y productos básicos que a su vez recogiera la persona que lo necesitase. «Hay familias que ya se encontraban en una situación frágil, que se han quedado sin ingresos o viven con lo justo, porque no tienen prestaciones. Y demandan ayuda porque no tienen alimentos», relata. Ante las peticiones recibidas en la plataforma, Ana Alicia habló con el propietario del supermercado Plaza Día de la calle Sanz Pastor y habilitó un primer punto de depósito y recogida de alimentos en ese lugar, donde en pocos días la cifra de vecinos que entregaba alimentos y la de quienes reclamaban esa ayuda se disparó. A raíz de darse a conocer en internet, la iniciativa se  ha extendido ya a otros cuatro puntos de la ciudad: calle Juan de Padilla, junto al supermercado Día; avenida Reyes Católicos, entre los números 40 y 42; calle Comuneros de Castilla, 23, y la avenida de Cantabria, entre los portales 4 y 6. Además de alimentos, principalmente productos no perecederos, algunos ciudadanos donan juguetes o ropa para las familias vulnerables que tienen hijos de corta edad.
También se ha impulsado la idea que denominan ‘comercio solidario’ (fruterías, carnicerías, panaderías, pescaderías...), donde cualquier ciudadano puede dejar abonada una compra de productos frescos para otra persona que lo necesite. «El objetivo es que la ayuda llegue a quien no tiene recursos y que sea la persona del comercio de confianza quien se encargue de decidir», explica Hurtado, quien agrega que los establecimiento que se han sumado a esta campaña tienen un cartel identificativo en su puerta.
La última idea materializada por esta plataforma ha sido crear un grupo en red, en el que también participa Ana Alicia, de ayudar a la gente a encontrar trabajo.