scorecardresearch

Cierra el último periódico ruso independiente

EFE
-

El 'Nóvaya Gazeta' suspende temporalmente su publicación tras haber recibido "dos advertencias", sin aparente razón, del órgano regulador de las comunicaciones del Gobierno. Una tercera supondría la retirada permanente de su licencia

Imagen de archivo de la sede del periódico ruso 'Nóvaya Gazeta', dirigido por el premio Nobel de la Paz, Dmitri Murátov, en Moscú. - Foto: EFE/EPA/MAXIM SHIPENKOV

El periódico Nóvaya Gazeta, dirigido por el premio Nobel de la Paz Dmitri Murátov, anunció hoy su cierre temporal debido a las advertencias del Roskomnadzor, el regulador ruso de las comunicaciones, en plena "operación militar especial" rusa en Ucrania.

"Hemos recibido dos advertencias del Roskomnadzor. Mejor cerramos, ya que si recibimos una tercera advertencia nos pueden retirar la licencia y eso significaría nuestra desaparición", informó a Efe Nadezhda Prusenkova, jefa de prensa del rotativo.

Prusenkova admitió que, a día de hoy, desconoce el motivo de las dos advertencias recibidas por parte del regulador, que tampoco argumentó al periódico su decisión por escrito.

Poco antes, Roskomnadzor anunció la segunda advertencia contra Nóvaya Gazeta por incumplir la ley sobre agentes extranjeros, que le obliga a acompañar cada noticia con un recordatorio sobre su condición.

El periódico, que lanzó su primera tirada de mil ejemplares el 1 de abril de 1993, precisa que suspende su publicación en su versión en papel y digital "hasta el fin de la operación especial en territorio de Ucrania" iniciada el 24 de febrero.

Nóvaya Gazeta había dejado de informar sobre la campaña militar rusa tras la aprobación de una ley que castiga con graves multas y hasta 15 años de cárcel la difusión de "información falsa" sobre el Ejército ruso.

Murátov, reelegido como director en noviembre pasado y considerado el patriarca de la prensa libre en Rusia, fue galardonado en 2021 con el Nobel de la Paz junto a la filipina María Ressa.

El último dirigente soviético Mijaíl Gorbachov compró ocho ordenadores con parte del dinero que recibió como Nobel de la Paz (1990), lo que permitió a Murátov y sus colegas fundar el periódico tras la caída de la URSS.

Las autoridades rusas cerraron en las últimas semanas los otros dos medios más críticos con el Kremlin: la emisora de radio Eco de Moscú y el canal de televisión Dozhd.

ARCHIVADO EN: Premios Nobel, Ucrania, Rusia