La especialización en agricultura garantiza el empleo

SPC
-

Un estudio constata que los trabajadores con una formación especializada en educación son los segundos con menor desempleo, apenas con un 4,8 por ciento en la Comunidad

La especialización en agricultura garantiza el empleo

La formación especializada en agricultura, ganadería, pesca, selvicultura y veterinaria es garantía de un empleo en Castilla y León, ya que la tasa de desempleo de este colectivo fue residual el año pasado en la Comunidad, ya que se situó en el 1,3 por ciento, mejorando aún más el buen dato del 5,3 por ciento de 2018. En el extremo opuesto se situaron los expertos en tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC), con un 13,3 por ciento de paro, similar al ejercicio anterior, según las variables de la submuestra de la Encuesta de Población Activa, correspondiente a 2019, del Instituto Nacional de Estadística (INE), recogidas por Ical.
El estudio constata que por formación, la segunda mejor tasa de paro, se registró en Castilla y León, para los trabajadores con conocimientos especializados en educación, con un 4,8 por ciento, un porcentaje mucho mejor que el de 2018, que se situó en el 11,1 por ciento. Asimismo, los formados en Ciencias naturales, químicas, físicas y matemáticas registraron una tasas de desempleo del 6,3 por ciento, similar al 6,7% del 2018; y los expertos en salud y servicios sociales, del 6,7%, frente al 8,1% del año anterior.
Además, cabe destacar que los trabajadores formados para los servicios en general, mejoraron enormemente su tasa, desde el 21,4 por ciento de 2018, al 9,3 por ciento del año pasado. Un tasa similar tuvieron los formados en mecánica, electrónica y otra formación técnica, industria y construcción, con un 9,5%, peor que el 6,7% del año anterior. Los especialistas en artes, humanidades y lenguas sufrieron un desempleo, por su parte, del 9,6%, por encima del 6,1% del año anterior.
El estudio también precisa que la tasa en ciencias sociales, periodismo y documentación fue del 11,8% y en negocios, administración y derecho, del once por ciento, frente a porcentajes en 2018 del 12,8 y 9,4%, en cada caso. En términos globales, la tasa de desempleo se situó en Castilla y León en el 11,6%, con un descenso desde el 12,1% del año anterior. 
Parados y ocupados

Castilla y León registró el año pasado 130.400 parados, según esta estadística, de los que la mayor parte, 74.900 estaban enmarcado en el grupo de formación general, básica y habilidades personales. Las personas con formación general básica y habilidades personales, registraron una tasa de desempleo del 14,7%, y mejoraron desde el 15,1% del año anterior. A este grupo le siguieron los formados en negocios, administración y derecho, con 15.000; y los expertos en mecánica, electrónica, industria y construcción, con 14.000. Además, había 5.700 parados formados en salud y servicios sociales; 4.200 en humanidades y lenguas; 3.300 en TIC; 2.400 en ciencias sociales, periodismo y documentación; 1.800 en ciencias naturales, químicas, físicas y matemáticas; y apenas 200 en agricultura, ganadería, pesca y veterinaria. 
El colectivo de personas con formación general básica y habilidades personales agrupaba al mayor número de ocupados de la Comunidad, con 433.300 efectivos, de los 990.800 totales del mercado laboral de Castilla y León. En datos absolutos, 133.100 trabajadores estaban especializados en mecánica, electrónica, industria o construcción; y otros 121.000 en negocios, administración y derecho. Asimismo, había 79.900 formados en salud y servicios sociales; y 61.800 en educación. En artes había 39.600, y en servicios se contabilizaron 37.800; con 27.000 en ciencias naturales y químicas; y 21.400 en TIC. Para finalizar, había 17.700 especializados periodismo y documentación; y 14.000 en agricultura y ganadería.