scorecardresearch

Reinoso ubica en la iglesia el museo del dolmen El Pendón

S.F.L.
-

La entrada a la exposición permanente será gratuita y permanecerá abierta durante las tardes de verano. Para visitarla será necesario reservar previamente

Reinoso ubica en la iglesia el museo del dolmen El Pendón

La torre de la iglesia de Reinoso albergará una exposición permanente sobre las excavaciones arqueológicas del dolmen El Pendón, en la que el equipo de arqueólogos dirigido por Manuel Rojo, ha localizado aproximadamente unos 12.000 restos humanos  en el monumento megalítico, que data del año 3.300 antes de Cristo.

Los turistas que sientan curiosidad en descifrar algunas de las incógnitas relacionadas sobre la población que estuvo asentada en la zona tendrá la posibilidad a partir de este verano de visitar el museo de manera gratuita. Asimismo, también de conocer el lugar donde si sitúa el dolmen, a poco más de un kilómetro de distancia desde el municipio, donde los arqueólogos se trasladarán de nuevo en julio para continuar con las investigaciones.

A lo largo de las tres plantas del edificio, paneles explicativos, maquetas, recreaciones de los hallazgos y un vídeo en que el se aclarará como se han ido desarrollando las excavaciones ayudarán a entender a los visitantes la importancia del descubrimiento del monumento prehistórico. «Se trata de un auténtico tesoro arqueológico, fruto y producto de la actividad humana a lo largo de todo un milenio. En ese tiempo, un grupo construyó una tumba megalítica y la utilizó secuencialmente durante esos mil años. El ‘sepulcro corredor’ lo forma un pasillo de acceso y una cámara funeraria principal, todo ello realizado con grandes piedras y rodeado por un amontonamiento de más bloques y tierra que se denomina túmulo», explica Manuel Rojo.

No obstante, en el interior de la galería de Reinoso no podrán contemplarse las piezas y restos óseos reales, sino algunas copias de adornos, herramientas y joyas. Los arqueólogos han llegado a la conclusión después de varias campañas de excavación que dicho lugar es especial hasta el punto en que poblaciones anteriores, unos 2.000 años previos de la construcción del dolmen, habitaron ya este espacio que «posee un control de dominio visual del territorio increíble», explica el director del equipo.

Tras las excavaciones realizadas, en el interior, sumando los restos encontrados en la pira funeraria (correspondientes a unos 15 individuos), se han hallado huesos de unas 85 personas, que actualmente se encuentran en proceso de estudio por la antropóloga de la Universidad de Valladolid, Sonia Díaz-Navarro. No obstante, los conocimientos de Rojo le hacen creer que aún «queda un último nivel de muertos y la cifra alcance el centenar». Al lado de los restos humanos se han recogido también diversos objetos de sílex y varios adornos utilizados como ofrendas de ajuar funerario.

Por el momento, el estudio antropológico preliminar de los huesos encontrados indica que pertenecen a individuos de ambos sexos de distintas edades y muchos de ellos presentan evidencias de haberse quemado.

Por lo que respecta al curso  avanzado de arqueología práctica para alumnos de universidades de ámbito nacional e internacional, Manuel Rojo afirma que este año directamente no se ha convocado con motivo de la pandemia.