scorecardresearch

20 contratos municipales llevaban vencidos hasta 54 meses

H.J.
-

Desde el comienzo del mandato ha sido necesario actualizar una veintena de servicios que se prestaban sin seguridad jurídica porque su licitación había caducado meses atrás, aunque había que seguir pagándolos

El de gestión del tráfico ha sido el expediente con más tiempo acumulado sin contrato. Supera los cuatro años y medio - Foto: Christian Castrillo

La desesperante lentitud de la maquinaria burocrática y la falta de celo en la actualización de algunos de los principales contratos del Ayuntamiento de Burgos ha obligado a poner al día, en lo que va de mandato, casi una veintena de adjudicaciones que habían llegado a acumular cuatro años y medio desde la fecha de su vencimiento.

En concreto, y según la información facilitada por el área económica municipal, son 20 los contratos de gran importe vencidos durante la anterior legislatura o que, al comenzar la actual, no disponían de los pliegos preparados para las licitaciones. Entre todos suman un importe anual de 33.214.536,98 millones de euros que, fuera del plazo que marcaba su licitación originaria, tienen que pagarse de manera extrajudicial (el último recurso para poder abonar dinero a un tercero que ha proporcionado un bien o un servicio público).

Tal y como recuerda el concejal de Hacienda, David Jurado, "esto supone un perjuicio tanto para el Ayuntamiento como para las empresas prestadoras de servicios, ya que lo realizan de forma extracontractual, con la inseguridad jurídica que eso produce para ambas partes, además de demorar los pagos a las mismas puesto que los trámites administrativos los dilatan".

En una situación así, si hay algún problema con la prestación de servicios o con los pagos es probable que la administración y las adjudicatarias se vean abocados a verse en los tribunales. Y en paralelo se produce un agravio con las hipotéticas competidoras de las empresas en cada ámbito de actuación, pues se mantiene un negocio garantizado con el Ayuntamiento de Burgos sin que nadie más pueda concurrir a desarrollarlo.

El caso más clamoroso, por el tiempo que ha transcurrido desde su vencimiento, es el del contrato de conservación y gestión del tráfico. Venció en abril de 2017, así que ha cumplido los 4 años y medio. 54 meses nada menos. El nuevo pliego ya se ha licitado y se están valorando las ofertas, por lo que la previsión es que no quede adjudicado antes de final de año. Y mientras tanto la ciudad tiene que seguir pagando más de 2,5 millones anuales por la prestación del servicio.

También sobrepasó los 4 años y medio sin contrato la gestión de los puntos limpios, que llevaba caducada desde diciembre de 2016 y no se adjudicó hasta el 15 de julio pasado. Más de tres años y medio, de momento, lleva pendiente el de servicios postales y telegráficos, que está en licitación ahora tras una modificación de los pliegos obligada tras un recurso presentado a finales de 2020. Y más de 40 meses se pasaron también sin contrato los servicios de reparación de fachadas, colegios públicos y dependencias interiores de edificios municipales o la gestión de los centros cívicos.

En función de su importe, el más importante de todos estos expedientes que se están actualizando durante el mandato actual es el de la limpieza viaria y recogida de basuras, que a su vez es el de mayor cuantía de todos los que tiene el Ayuntamiento de Burgos. Según la última adjudicación, realizada el 7 de octubre después de llevar vencida desde enero de 2020, supondrá un gasto de 15.963.513 euros anuales.

Siguiendo con los de mayor cuantía, el segundo en la lista sería el servicio de ayuda a domicilio, con más de 4,2 millones de euros, el de gestión de los centros cívicos con 3,5 y el ya mencionado de gestión del tráfico con 2,5.

David Jurado subraya que los datos facilitados sobre los 20 casos que han tenido que actualizar en el mandato presente incluye solo los de cuantías importantes. Si tenemos en cuenta todos los que habían vencido en la pasada legislatura y se han renovado en la actual, el edil de Hacienda calcula que superarían la treintena.

Horizonte cercano. Al engranaje municipal le toca ahora el reto de mantener actualizadas las licitaciones, pues salvo el pliego de basuras el resto vencerá entre los 2 y los 4 años próximos. El área de Contratación, y antes los respectivos departamentos de los que dependen los pliegos, no podrán dormirse de nuevo en los laureles si pretenden que a la próxima Corporación, sea cual sea su color político, no le ocurra algo similar y se encuentre un nuevo desierto contractual.