scorecardresearch

300 euros de dinero público cada billete a Barcelona

H.J.
-

Solo en los tres últimos años la sociedad Promueve Burgos ha abonado 3,6 millones para menos de 25.000 pasajeros. Air Nostrum señala un problema de "maduración" del aeropuerto

Políticos y responsables de Air Nostrum, en la presentación del regreso de la compañía aérea en mayo de 2018 - Foto: Jesús J. Matías

Cada trayecto de ida y vuelta entre Burgos y Barcelona le ha costado al presupuesto de la sociedad municipal Promueve casi 300 euros. Es el resultado de dividir los 3,6 millones de euros empleados en el contrato de patrocinio con Air Nostrum, desde junio de 2018, entre los 24.242 pasajeros que AENA ha registrado en sus estadísticas asociados a vuelos Villafría-El Prat hasta septiembre de 2021. La cifra exacta es de 148,5 euros por pasajero, pero ha de tenerse en cuenta que hablamos de trayectos simples , solo de ida o solo de vuelta. Multiplicándolos por dos se obtiene un montante de 297.

El regreso de los vuelos comerciales se produjo a mediados de 2018 y desde entonces hasta el 31 de diciembre al total de pasajeros de esta ruta fue de 5.386. En el ejercicio siguiente, el de 2019, se alcanzaron los 11.008, y un año después con la pandemia, el dato se desplomó hasta los 2.981.

En los 9 primeros meses de 2021 se han registrado 4.867, con lo que es imposible que se alcancen las cifras del último año prepandémico, pero ha de tenerse en cuenta que hasta bien avanzada la primavera hubo restricciones de movilidad y mucho miedo a viajar por culpa del covid.

A partir de la reapertura de las fronteras provinciales y autonómicas, la demanda presenta una buena recuperación frente a las cifras pre pandemia. Así lo subraya la propia Air Nostrum, citando datos de AENA que sitúan en un 91% el porcentaje de demanda en el mes de septiembre respecto al mismo periodo de 2019.

La filial regional de Iberia admite que los inicios de su regreso a Burgos, hace tres años, "no fueron fáciles" a la vista de "un par de experiencias fallidas que condicionaron la confianza de los pasajeros y contribuyeron a ralentizar la ya de por si evolución lenta que presenta el lanzamiento de cualquier ruta". Se refieren a los fiascos de León Air y Good Fly, que dejó muy tocado al aeropuerto burgalés.

En marzo de 2020, para colmo, llegó la pandemia "que lamentablemente interrumpió el ciclo de maduración", dice la compañía. ¿Por qué no fue posible un acuerdo de última hora con Promueve? "La decisión final no dependió de nosotros", sostienen: "Nos solicitaron modificaciones de frecuencias y horarios con la intención de adecuar el producto a las necesidades de los burgaleses y, aunque algunas peticiones no eran fáciles de encajar porque implicaban cambios sustanciales en las rotaciones de los vuelos, accedimos a todas ellas". La mejoría, sin embargo, no resultó suficiente para los responsables públicos.

Air Nostrum, que no descarta ofrecer "nuevas opciones" en función de los pasos que dé a partir de ahora Promueve, insiste en que "el destino con más potencial de pasajeros estable es Barcelona". Pero habla de un problema de "maduración del mercado" burgalés respecto a otras ciudades con tamaño similar, como León. Villafría lleva casi la mitad de pasajeros por vuelo a Barcelona que la capital leonesa, "y eso que hemos intentado estimular la demanda con un esfuerzo tarifario especial", subrayan. "Burgos por tanto necesita más periodo de maduración", concluyen, mientras reclaman una "apuesta por la movilidad aérea fuerte y compartida por toda la sociedad, que no solo sea una iniciativa de los promotores".