La procesión... en casa

R.E.M.
-

La crisis del coronavirus obligó ayer a reinventar la forma de celebrar los actos del Domingo de Ramos con iniciativas como seguirlos a través de las nuevas tecnologías y decorando las ventanas con ramos, carteles y dibujos

Cartel que anuncia el señalado día de ayer. - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

Calles vacías y sin espíritu de celebraciones. Ayer fue Domingo de Ramos, pero nadie lo diría al observar una ciudad prácticamente desierta. Las grandes reuniones y las aglomeraciones propias de estas fechas dieron paso a un escenario completamente diferente, donde la proximidad entre las personas que salían por necesidad era de más de un metro y medio. Los coches de policía eran los únicos que desfilaban cerca de la iglesia de San Lorenzo, el Paseo del Espolón o la Plaza Mayor, puntos que recorre la procesión de La Borriquilla.
Este año tocaba adaptarse a la situación excepcional generada por la crisis del coronavirus y los fieles llevaron las procesiones hasta sus casas. No era el momento de reunirse con palmas para acompañar el recorrido de Jesús a lomos de la borriquilla. Con todos los actos de Semana Santa suspendidos, la iglesia consiguió que los creyentes pudiesen seguir los tradicionales actos de una forma alternativa y novedosa a través de sus hogares. 
You Tube se convirtió en el lugar de unión, y desde ahí se pudo seguir desde las 19.00 horas la Santa Misa, que congregó a cerca de 150 personas en directo. Estaba presidida por el arzobispo don Fidel Herráez acompañado por Vicente Rebollo desde la Casa de la Iglesia, ambientada con pequeños ramos «para recordar lo que tradicionalmente hacemos». Herráez mencionó también al comienzo que «vamos a unir nuestra fe y la vida concreta de la sociedad», celebrando «la presencia del Señor, que se entrega también para asumir las realidades que en este momento nos pesan y nos están atemorizando».
El arzobispo, Fidel Herráez, y Vicente Rebollo, ayer durante la homilía del Domingo de Ramos utilizando las nuevas tecnologías.El arzobispo, Fidel Herráez, y Vicente Rebollo, ayer durante la homilía del Domingo de Ramos utilizando las nuevas tecnologías. - Foto: Miguel Ángel ValdivielsoEl resto de actos que se desarrollarán durante la Semana Santa se podrán seguir de la misma forma, y todos ellos desde la Catedral. La denominada ‘tele-pastoral’ está alzándose como la mejor forma para seguir la eucaristía de las difentes parroquias burgalesas. Y desde hace varias semanas, algunas como San Cosme y San Damián, la Sagrada Familia o San Rafael ya emplean las nuevas tecnologías para seguir llegando a los fieles. You Tube, Facebook Live o los perfiles en Twitter se han convertido en sus mejores aliados.
Pero las iniciativas no acaban ahí. Desde la Archidiócesis de Burgos también se animaba desde sus perfiles en redes sociales a vivir estos días de una forma especial, en casa, logrando una auténtica «iglesia doméstica». Para ello, también incitaban a decorar las ventanas con ramos o carteles alusivos a estas señaladas fechas. Los vecinos respondieron y en algunos balcones era posible observar palmas artesanales junto a los dibujos que llamaban a permanecer en casa. Una manera perfecta de ajustarse a una época donde las protagonistas son las procesiones.