¡Se armó El Sarao!

A.S.R.
-

Pure capitanea un proyecto colectivo, multidisciplinar e inclusivo a partir de composiciones propias y con cancha a la improvisación que volteará mañana el Andén 56

La plantilla la forman Barriuso, Chicote, Hache, Manjón, Martín, Altable y Mediavilla (de pie, de i. a d.) y Olivares, Pure, Martínez y Ayala (agachados). - Foto: Luis López Araico

Ni una persona ni un instrumento de música más entra en el local de unos quince metros cuadrados en el que ensaya El Sarao. Pure, con su energía, su pasión y sus dotes de mando, dirige sin batuta a esta pintoresca orquesta. Se pone frente a sus sintetizadores y da la entrada a los saxos, y a la guitarra, y al bajo, y a una voz que rima Quiero perderme en lo profundo de tu mirada..., y al chelo, y a la guitarra, y a otra voz que suena a jazz. La magia que se produce entre la electrónica y la música académica explosiona en esta suerte de camarote de los hermanos Marx en el que no existen las partituras y cada músico es libre para improvisar siempre que no saque la nota del tiesto. El Sarao es la nueva propuesta de Pure estrenada hace un mes en el Museo de la Evolución Humana (MEH) y que, sin que sirva de precedente, se repetirá, aunque nunca es la misma, mañana en la Sala Andén 56 (21 horas, 8 euros, parte de la recaudación destinada a la Asociación Down Burgos).

«Es un proyecto multidisciplinar e inclusivo en el que cada espectáculo irá cambiando de músicos y de colaboradores por lo que cada vez será un evento distinto. Las composiciones son mías, pero están abiertas a la improvisación. Los músicos tienen total libertad. Esto es un sarao», expone Pure en uno de los descansos de un ensayo solo musical por falta de metros, pero que junta a la mayoría de quienes le han dicho sí: Carlos Olivares (visuales), Helena Ayala (danza), Ignacio Martín (bajo), Álvaro Barriuso (guitarra), Lino Martínez y Blanca Chicote (saxos), Asier Mediavilla (chelo), Blanca Altable (violín), Marina Manjón y Álex Hache (voces), Andrés Alonso (batería y guitarra) y La Niña Vero (performance).

Unos compañeros de aventura que andan encantados con repetir una experiencia que puso el MEH patas arriba y que volteará la sala de San Pedro y San Felices.

Álex Hache golpeó primero. Admirador confeso de Pure, se dejó llevar por el entusiasmo que le despierta su música y escribió unas letras que le presentó y que el polifacético artista reclutó para su causa. Y él, más que encantado. «La creatividad para improvisar está ahí de siempre. La composición está surgiendo en los ensayos, aunque hay una parte ya escrita y otra que se va haciendo en el camino», explica uno de los componentes de este aquelarre que defiende la riqueza de la diversidad en el sentido más amplio de la palabra.

Una de las evidencias de esta apuesta es la presencia de dos músicos con Down. Blanca Chicote tiene claro que la música es lo que más la llena en este mundo. «Es lo que más me apasiona. Es a lo que más me dedico. Es mi vida», insiste. Inseparable de su saxofón, nunca dice no cuando le piden que se arranque. Sola, con una charanga, con un cuarteto clásico o con este experimento. ¡Quién dijo miedo!

Future world, Dream, Deeper, The forest... son algunos de los títulos a interpretar en esta fiesta que tendrá su post con Lino del Fango, Hugo Alfaro y Pure (23 h., 2 euros, gratis con la entrada de El Sarao). Y ahí el desenfreno ya será imparable.