Mi primera cita electoral

J.M.
-
Mi primera cita electoral - Foto: Alberto Rodrigo

María, Mario y Carla se enfrentan a su primera cita con las urnas. El medio ambiente y la educación son las prioridades de unos jóvenes que se sienten atraídos por la política. Piden a los candidatos que cuiden las formas

Acaban de cumplir los 18 años y eso significa que, por primera vez, podrán votar en unas elecciones para expresar en las urnas quién quieren que sea el próximo alcalde y quiénes los representantes de Burgos y de España en las Cortes de Castilla y León y  en el Parlamento Europeo. Lo primero que hacen Mario de Frutos, María Ojeda y Carla Miguel, estudiantes de segundo de Bachillerato del Instituto Diego Porcelos, es desterrar el «tópico» de que a los jóvenes no les interesa la política. Nada más lejos de la realidad. Lo aseguran de manera tajante y defienden que no solo no son unos bichos raros, sino que también sus amigos y sus compañeros de clase tienen el mismo interés. Eso sí, de sus palabras se desprende que sus inquietudes seguramente no son las mismas que las que podrían tener generaciones pasadas. La defensa del medio ambiente se cuela como una gran preocupación y como hilo conductor de una conversación en la que también la educación, seguramente porque les toca muy de cerca, es la otra gran protagonista en el intercambio de impresiones.

Sobre su estreno ante las urnas, reconocen que lo afrontan con ilusión y también con responsabilidad. «Votar me parece algo muy importante para los jóvenes porque creo que pueden cambiar muchas cosas», defiende Mario antes de afirmar, a modo de ejemplo, que «ahora hay mucha conciencia medioambiental y depende a quién elijamos se podrán hacer unas cosas o no».

La reflexión de María sobre la importancia de las elecciones arranca de la necesidad de que «los jóvenes nos involucremos en política ya que los temas que les podrían haber interesado a nuestros padres o a nuestros abuelos creo que ya están bastante implantados en la sociedad». Y ahora, añade, es el momento, una vez conseguidos algunos logros, de que «se impongan también otros temas que nos interesan como pueden ser la educación o el medio ambiente. Implantar medidas que tengan que ver con nosotros». Una idea a la que Mario, que comparte lo dicho por María, quiere añadir que también es necesario con el voto garantizar que «se mantengan» derechos adquiridos, «porque hay veces que se intentan quitar».

Carla defiende que «participar en las elecciones es importante» porque el resultado de las urnas «es algo que realmente nos incumbe». «Al final se elige a los políticos para que trabajen por el futuro y el futuro va a ser nuestro».
Cuando se les pregunta por la impresión que tienen de los políticos sí muestran cierto disgusto por las formas y recuerdan los debates de los líderes nacionales en las elecciones generales. «No hablan claro, no exponen las propuestas con claridad» y lamentan que «muchas veces se centran en la confrontación entre partidos y en echarse en cara diferentes cosas del pasado o de ahora» sin aportar ideas. Es una discusión constante», critica Carla antes de que su compañera María defendiera «los partido políticos o sus representantes deberían a ayudarse entre ellos, aunque sean de formaciones diferentes. Y en vez de decir lo que van a hacer, que también expliquen cómo lo van a hacer».

Mario, por su parte, defiende que en lugar de «hacer tantas promesas deberían proponer otras que sí se puedan cumplir, factibles y principalmente que ayuden al pueblo».
ideas para los partidos. En relación a las propuestas concretas, todos ellos abogan por hacer una revisión de la Evaluación del Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU). Aquí, por ejemplo, Carla aboga por hacerla más igualitaria ya que no entiende por qué la exigencia es distinta en unas regiones que en otras. Mario, por su parte, discrepa con que en cursos como 2º de Bachillerato se programa demasiada materia, lo que impide asimilar conceptos, y todos ellos echan de menos no recibir formación que les enseñe lo que es la política y que les de conocimientos sobre, por ejemplo, lo que son los procesos electorales.

En relación al medio ambiente, Carla habla de buscar políticas para reducir la contaminación de la industria, María sugiere al Ayuntamiento como una medida la colocación de puntos de recarga para vehículos eléctricos y Mario propone acciones para favorecer el uso del transporte público en la ciudad y para que los edificios utilicen energías limpias.

Su generación empezará a construir dentro de no mucho el futuro y ellos quieren participar. El día 26 lo harán eligiendo, con el resto de los ciudadanos, a los representantes políticos para los próximos 4 años.