scorecardresearch

El 30% de los empleos de CyL es de alta cualificación

SPC
-

La Comunidad genera 14.600 trabajos de mayor competencia a lo largo de 2021

El 30% de los empleos de CyL es de alta cualificación - Foto: Patricia González

Castilla y León creó 14.600 empleos de alta cualificación en 2021, con un incremento del 5,1 por ciento interanual, mientras se destruyen 2.600 de media o baja .Es decir que todos los empleos creados a lo largo del año pasado fueron de alta cualificación. Esto ha permitido incrementar la proporción de este tipo de empleos en un punto porcentual, hasta el 30,1 por ciento.Según el Monitor Adecco de Oportunidades y Satisfacción en el Empleo, es el dato más elevado que muestran las estadísticas para la Comunidad. Sin embargo, es la cuarta proporción más baja a nivel autonómico, solo  por delante de Extremadura (25 por ciento), Castilla-La Mancha (27,6) y Murcia (29,6 por ciento).  

El director del Adecco Group Institute, Javier Blasco, calificó de buena noticia en momentos donde la recuperación de la economía y el empleo exigen una apuesta "decidida" por la formación continua y la recualificación de personas, tanto desempleadas como las que trabajan en sectores con bajas retribuciones. Eso sí, subrayó que la nueva configuración legal -más rígida- de los contratos formativos, las incertidumbres sobre la entrada en vigor del nuevo modelo de formación profesional dual y la nueva Ley de Universidades, y el retraso de España en las inversiones en formación para el empleo, arrojan "muchas" sombras sobre esta necesidad esencial del mercado de trabajo.

A nivel nacional, la proporción de empleos de alta cualificación ha aumentado siete décimas en la comparación interanual hasta el 35,2 por ciento, alcanzando un nuevo máximo histórico. Esto ocurre porque este tipo de empleos ha crecido más deprisa que los de media o baja cualificación. A lo largo de 2021 se han creado 840.600 puestos de trabajo (+4,3 por ciento interanual). De ellos, 465.900 empleos son de alta cualificación (+7 por ciento) y los restantes 374.700 empleos de media o baja (+3 por ciento).

El informe Adecco señaló, según recogió la Agencia Ical, que el 9,2 por ciento de los ocupados en la Comunidad trabaja menos tiempo que la jornada completa, pese a estar disponible para trabajar más horas. Es una décima menos que en el conjunto de España, después de que el porcentaje haya crecido 0,7 puntos porcentuales en el último año.  

También hace mención a que los parados de larga duración en Castilla y León son 30.400 personas, el 27,1 por ciento del total de desempleados, tras aumentar otros 0,7 puntos interanual.

La siniestralidad laboral, que tuvo un marcado descenso durante 2020 como consecuencia de las diferentes restricciones a la actividad económica, ha vuelto a aumentar en la segunda mitad del año pasado. En Castilla y León, la siniestralidad creció un 11,3 por ciento interanual, hasta 62,6 accidentes cada 10.000 ocupados. Si hace un año la autonomía tenía una siniestralidad laboral mayor a la media nacional, ahora tiene una más baja (63,7 accidentes).