scorecardresearch

Querer es poder

R.E. MAESTRO
-

El deseo de montar negocios en los pueblos aumenta y Sodebur concedió en 2021 microcréditos a 24 proyectos que ya han arrancado o están a punto de hacerlo en la provincia de Burgos

De izquierda a derecha y de arriba a abajo: Sergio y Sara; Laura Peña, Sergio Blanco y Daniel Madruga. - Foto: J.J. Matías, Luis López Araico, f2estudio y A.C.

Las ganas por abrir nuevos negocios en los pueblos se han incrementado desde el estallido la pandemia, especialmente entre los jóvenes. Así lo aseguraba hace unos meses Lorenzo Rodríguez, presidente de la Sociedad para el desarrollo de la provincia de Burgos (Sodebur), cuando anunciaba que tras agotarse en el primer semestre de 2021 los 300.000 euros de microcréditos se ampliaba la línea en otros 200.000 euros. En total, una partida un 66% superior a la del año anterior. Necesidades hay de sobra, así que ideas no faltan. Querer es poder.

Una lavandería, una tienda online de cervezas, una orquesta, un bar-restaurante, una casa rural, una empresa de fontanería o una de albañilería son algunas de las ideas que ya han arrancado en la provincia o están a punto de hacerlo.

Demostrado queda en estas páginas, con los testimonios de algunos emprendedores, que la motivación por poner en marcha esos soñados proyectos es máxima. A veces cuesta dar ese último paso y  lanzarse, pero se debe saber que para ese inicio del camino se cuenta con importantes apoyos.

Los microcréditos de Sodebur llegaron durante 2021 a un total de 24 empresas y de cara a este año se abrirá a nuevas solicitudes para que se beneficien de ellas autónomos y empresas que desarrollen proyectos de inversión para la creación, ampliación o modernización de pequeñas empresas o proyectos de autoempleo en municipios burgaleses de menos de 20.000 habitantes. Se ha fijado un tipo de interés del 0% durante los dos primeros años y del 0,75% en los dos siguientes.

Además, con la intención de fomentarlo, el plan integrado Burgos Rural Emprende trabaja en tres pilares: asesoramiento a los ciudadanos en materia de ayudas -en 2021 se atendió a más de 300-, formación en digitalización, comercio online… y financiación con la línea de préstamos -que desde 2013 han empleado 124 proyectos-.


Orquesta | Sergio Blanco / San Medel 

«Me decían que estaba loco por empezar ahora, pero ya estamos ensayando y cerrando fechas»

«Tú estás loco empezar ahora con esto, si no nos van a dejar tocar», le decían compañeros de la música a Sergio Blanco cuando comentaba que estaba decidido a lanzar su propia orquesta tras los primeros meses de la pandemia. Se trata de uno de los sectores que más está sufriendo las restricciones, pero a él le lleva gustando la música «toda la vida» y sus padres le animaron a arrancar esta aventura. Y tras encontrar a los otros once componentes del grupo, La Estampida ya ensaya para iniciar cuanto antes la gira por los pueblos.

Sergio, al mando de la batería, explica que costó mucho empezar de cero puesto que buscaba que todos los perfiles, además de buenos músicos, encajaran entre ellos. «En verano igual haces 40 o 50 fechas, todos los días ocho horas currando, así que hay que llevarse bien o es imposible», explica. Reconoce que el mal momento del sector le ayudó a encontrar a muchos más profesionales sin grupo. La complicidad resulta básica sobre el escenario y eso precisamente mostrarán. En San Medel, donde vive y ha creado el local de ensayos, se reúne todo el grupo una vez al mes todo el día puesto que el resto llegan de otras provincias.

Las expectativas son mejores que el pasado año y «la gente tiene muchas ganas», dice este emprendedor de 25 años. En cuanto a la ayuda de Sodebur, de 25.000 euros en su caso, asume que «viene bien, al principio siempre es difícil encontrar dinero». Ahora, su camión, que mide 12 metros, espera para recorrer la provincia y otros puntos como Navarra o Logroño.

Tienda online de cervezas | Daniel Madruga / Revilla Vallejera

«No encontraba un trabajo estable y ahora he podido unir mis dos aficiones, internet y las cervezas»

Daniel Madruga se pondrá en breve a vender cervezas para toda España desde Revilla Vallejera. En su pueblo ha construido un almacén, donde guardará las bebidas, y solo falta que llegue la puerta de la entrada para que pueda empezar a recibir los productos de los proveedores. Se lo llevarán allí mismo y las empresas de mensajería también lo recogerán directamente en la puerta para posteriormente enviárselo a los clientes. De momento trabajará él solo, pero a medida que evolucione el negocio no descarta ampliar equipo o abrirse a otros mercados como el del vino.

«No encontraba un trabajo estable, me gusta el mundo de la cerveza y el mundo de internet, así que he podido unir mis dos aficiones», manifiesta Daniel, de 35 años. Es periodista y también maneja perfectamente todo lo relacionado con la página web, que creará y promocionará él mismo. «Yo me quedo aquí a vivir en el pueblo», expresa sin ninguna duda. Tiene todos los servicios «a mano» y destaca que el préstamo de Sodebur, de 23.000 euros, le ha resultado muy importante para arrancar el proyecto. Tuvo esta idea antes de que comenzara la pandemia, pero la covid ha retrasado su proyecto hasta este momento. Ahora ya prepara todo para que cervemad.com sea una realidad.

Al lado de su casa ha construido el almacén y en ese nuevo edificio que ha levantado también se ubicará la oficina y el baño. Calcula que aproximadamente podrá acumular 10.000 cervezas, de importación y artesanales. No faltarán marcas burgalesas como Siesta, 947 o Bajo Cero.

Lavandería autoservicio | Sergio y Sara / Salas de los Infantes

«Teníamos que ir a lavar una alfombra a Burgos y vimos que por nuestra zona no hay nada así»

De la necesidad de limpiar una alfombra de casa a crear su propia lavandería. Sara y Sergio tenían que acudir un día a Burgos con su alfombra si querían dejarla como nueva, y en ese momento se dieron cuenta de que un servicio tan necesario como ese no existía por la zona. Así, han decidido ofrecerlo ellos mismos en su municipio, Salas de los Infantes, y confían en arrancar en los próximos días. Será autoservicio y les permitirá compaginarlo con sus trabajos, en la farmacia de Palacios de la Sierra y en Kronospan, y con sus dos hijas, una de 3 años y otra de 4 meses.

«Lo primero que hicieron fue informarse sobre el sector, descartaron una franquicia y el microcrédito de Sodebur, en su caso de 25.000 euros, optaron por destinarlo a adquirir las dos lavadoras y las dos secadoras. La lavandería Elve –nombre que viene de las iniciales de sus niñas Elia y Vega- se ubicará en la calle Filomena Huerta y estará abierta de 9 de la mañana a 10 de la noche. «Queríamos un local medianamente céntrico, que no necesitase mucha obra y al final elegimos la pescadería de Leonor», explica Sara de la Fuente, que confía en que todo esté listo en breve.

Además, esta pareja pretende que el negocio crezca. Por ello, también buscarán próximamente hacer planes de lavado así como dar servicio a casas rurales, hoteles o residencias de la zona. «Hay gente mayor que igual no tiene coche y les podemos ayudar», comentan los emprendedores, que recalcan la importancia de instalar este tipo de servicios en los pueblos que tan útiles pueden resultar para los vecinos.

Bar y restaurante | Laura Peña / Cabañas de Virtus

«Vivía en Alemania, pero quería un sitio más tranquilo y abrí el antiguo bar de mi abuela»

La crisis sanitaria le pilló residiendo en Alemania a Laura Peña, así que después de su experiencia decidió regresar de nuevo a España. Buscaba un sitio más tranquilo para vivir, en un entorno rural. Cabañas de Virtus, en Merindades, fue el lugar elegido. Quería montar su propio negocio, así que, tras pensar cuál se antojaba como la mejor opción de negocio, decidió reabrir las puertas del antiguo bar de su abuela que llevaba 20 años sin funcionar.

«Gracias al crédito de Sodebur, de 17.000 euros, hicimos la reforma, sin eso no hubiese sido posible», manifiesta esta joven de 29 años, que detalla que tenía que adaptar el local en aspectos como un baño de minusválidos o la instalación eléctrica y esa ayuda le resultó vital para arrancar. Aspira a crecer con el tiempo. Con lo que ganó el pasado verano (comenzó el 3 de julio) va a inaugurar un comedor. «La idea es tener bar y restaurante para este mismo verano, y luego volver a invertir para hacer habitaciones en la parte de arriba», desarrolla la joven.

En esta zona de la comarca es especialmente famosa la práctica de kitesurf y la realización de rutas, por lo que enfocan principalmente su proyecto hacia los más aventureros. Abren de abril a noviembre, aunque cuando tengan listas las habitaciones sí tienen intención de mantenerlo todo el año. Laura ya ha demostrado que sí se puede emprender con éxito en el medio rural, solo hacen falta ganas. Está contentísima y ahora tiene como objetivo atraer a más jóvenes a la zona para que se queden a vivir y monten negocios.