El reciclaje de vidrio crece un 20% en abril en Aranda

I.M.L.
-

El cierre de la hostelería podría justificar la reducción de la recogida selectiva de otros residuos, que cae un 9,12% en ese mismo periodo con respecto a 2019. El consumo en casa impulsa los envases un 11%

El consumo en casa impulsa los envases un 11%. - Foto: Rueda Villaverde

El confinamiento que sufrimos desde hace 74 días, con el cierre de comercios, establecimientos hosteleros y empresas, tiene consecuencias en múltiples vertientes, incluso la del reciclaje. Las cifras de recogida selectiva de las semanas que llevamos de estado de alarma en el ámbito de la capital ribereña han sufrido llamativas modificaciones si se comparan con el mismo periodo del año anterior.

El dato más llamativo es el de la variación de la recogida selectiva de vidrio, que en marzo de 2019 alcanzó las 57,8 toneladas que se redujeron un 20,2% en el mismo mes de este año, cuando solo hubo 15 días de confinamiento, quedando solo en 46,1 toneladas. Esta tendencia de reducción del reciclaje de vidrio se achaca a la clausura de los bares y restaurantes. Sin embargo, en la comparativa del pasado mes de abril la tendencia ha variado radicalmente, ya que se ha pasado de 47,6 toneladas el año pasado a 57,4 en este 2020 confinado, lo que constituye un 20,6% más en la comparativa anual.

Otro de los contenedores que han registrado un mayor volumen de residuos es el de reciclado de envases, con un aumento en los dos últimos meses. Tanto en marzo como en abril, se han superado las toneladas recogidas en el mismo periodo del año pasado. En marzo ha supuesto un 14,7% más, de 58,5 a 67,1 toneladas, mientras que en abril el aumento ha sido del 11%, ya que en ese mes de 2019 se recogieron 61 toneladas y en marzo de 2020 aumentó hasta 67,7 toneladas. Desde la empresa encargada de la recogida de residuos en la capital ribereña, Urbaser, se achaca este aumento a una mayor compra en los hogares, evitando en muchos casos los productos granel. "En estos dos meses, ha aumentado la compra de alimentos en las casas, al no poder consumir en bares y restaurantes, y muchos de ellos vienen envasados, lo que podría justificar el crecimiento en los envases", aventura la responsable de la empresa en Aranda, Inés Porras.

Sin embargo, esa mayor compra doméstica no se traduce en un aumento en los contenedores de resto, donde se acumulan dos meses consecutivos de ligera bajada. En concreto, en marzo hubo 874,5 toneladas, un 2,8% menos que en el mismo mes de 2019, mientras que la recogida de marzo ha decrecido del año pasado a este un 9,1%, pasando de 897 a 815,3 toneladas. Una variación que se puede deber, según Porras, a que "los establecimientos hosteleros producen mucha fracción resto y en los hogares se aprovechan más los alimentos, por lo que se tira menos".

En el caso del papel y cartón depositado en los contenedores, en la comparativa del marzo pasado y del de hace un año apena hubo variación, con una reducción de media tonelada, pero en el caso de abril la cifra se ha desplomado un 18,3%, pasando de 67,6 toneladas en 2019 a solo 55,2 en el mismo mes de este año. Una reducción que se justifica en la falta del servicio de recogida de embalajes de cartón en comercios y empresas.