Anduva llama a la épica

Raúl Canales
-
Álvaro Rey lanza el penalti que da la clasificación. - Foto: Truchuelo

Álvaro Rey sella de penalti la clasificación del Mirandés a 7 minutos para el final del partido

Álvaro Rey era el jugador llamado a desnivelar la balanza, el as en la manga que tenía guardado el Mirandés para la vuelta. Y el extremo tiró de galones. Seguramente no fue su partido más brillante pero de sus botas nació el gol del empate y sobre todo no le tembló el pulso para coger el balón en el penalti decisivo.

A más de uno se le pasaron por la cabeza los dos lanzamientos que había fallado esta temporada, pero el sevillano no dudó. En una lección de sangre fría, engañó al portero y selló la clasificación del Mirandés en un partido no apto para cardiacos. Los rojillos pusieron el alma para remontar, empujados por una afición que invocó a la épica, pero en un play off a veces no basta con merecerlo sino que es necesario tener una pizca de suerte. La fortuna llegó en forma de una inocente mano de Samu a siete minutos del final. Un centro pasado desde la izquierda que se perdía sin peligro por la línea de fondo fue interceptado con el brazo por el lateral, al que le sorprendió el bote del balón. Penalti absurdo pero que al Mirandés le abría las puertas del cielo.

Para describir lo vivido desde que los locales se pusieron en ventaja hasta el pitido final, sería necesario escribir un libro porque hubo de todo, desde expulsiones a continuas protestas, un descuento eterno, pérdidas de tiempo, tanganas y una ocasión de Montero que pudo cambiar todo. Y es que los corazones rojillos se pararon cuando en una falta al borde del área los futbolistas locales se despistaron y dejaron sacar rápido al Atlético de Madrid B. Montero recibió la pelota solo dentro del área pero emergió la figura de Limones para salvar al equipo y devolver el aliento a la grada. El reloj marcaba el 95 y a esas alturas el partido ya solo era un manojo de nervios en ambos bandos tras haber transitado todas las fases posibles.

Los dos conjuntos saltaron al césped con las ideas muy claras, el Mirandés quería dominar y el Atlético correr. Los planes le salieron mejor a los visitantes, que tras varios avisos, se adelantaron en el marcador en una jugada de pizarra perfectamente ejecutada por Camello, Mollejo y Pinchi. De ahí hasta el descanso, al Mirandés le costó reponerse del mazazo.
Sin embargo tras el paso por vestuarios los locales salieron enrabietados. Borja Jiménez acertó poniendo a Claudio como segundo punta, ya que generó dudas en la defensa visitante y por empuje el Mirandés fue ganando metros. Era una tarde para tirar de orgullo y los rojillos supieron entender que  había que dejar a un lado su estilo habitual para llegar como fuera a la portería rival. A base de coraje, lograron meter el miedo en el cuerpo a un filial que achicaba agua pero que no podía contener la fuga por banda derecha, donde Álvaro Rey empezaba a cobrar protagonismo. Suyo fue el centro que Matheus recibió de espaldas en el área y convirtió en golazo tras empalmar de volea a la media vuelta y colocarla en la escuadra.

El primer objetivo estaba cumplido y el duelo, hasta ese momento más táctico,  entró en una fase de locura  con continuos intercambios de golpes en los que el Mirandés pudo salir peor parado ya que el filial dispuso de las mejores oportunidades. Hasta en tres ocasiones rozaron el gol los colchoneros  aunque entre medias Claudio también tuvo una muy clara en el otro área.

El tiempo se consumía y el Mirandés no tenía otra opción que seguir jugado a la ruleta rusa. Arriesgó y tuvo premio con el penalti que le permitió pasar de ronda y desatar la euforia en un Anduva que vibró como en las grandes citas.
El equipo se ha ganado el derecho a seguir soñando y el siguiente escollo será el Recreativo de Huelva, que se reengancha al play off tras perder la eliminatoria de campeones de grupo ante el Fuenlabrada. La ida será en Anduva.

 

FICHA

CD Mirandés: Limones, Paris, Odei, Sergio González, Carlos Julio, Álvaro Bravo, Romero (Claudio 46’); Álvaro Rey (Cerrajería  92’), Hugo Rama, Yanis (Jon Guridi 80’) y Matheus.

Atlético de Madrid B: San Román, Solano, Samu (Darío 84), Tachi, Montero, Cristian (Manny 86’), Joaquín, Toni Moya, Camello, Mollejo (Carro 71) y Óscar Pinchi.
Árbitro: Muñoz Pérez (comité valenciano). Expulsó por doble amarilla a Matheus (93’). Además, amonestó en el bando local a Sergio, Limones, Hugo Rama y Claudio ; y por parte visitante a Cristian, Samu, Toni Moya, Montero, Mollejo, Tachi y Solano.
Goles: 0-1 (30’)  Pinchi. 1-1 (56’)  Matheus. 2-1 (83’)  Álvaro Rey
Incidencias: 3.020 espectadores en las gradas de Anduva.