scorecardresearch

El albergue de calle Miranda, listo para acoger a refugiados

B.G.R.-C.M.
-

Tras un año cerrado, el Ayuntamiento de Burgos ha realizado alguna reparación, una limpieza profunda, dado de alta los suministros y dotado de equipamiento

El hostel tiene 125 plazas y está ubicado en la calle Miranda. - Foto: Luis López Araico

El alcalde, Daniel de la Rosa, anunció públicamente el pasado 18 de febrero la puesta a disposición por parte del Ayuntamiento del albergue de la calle Vitoria para acoger a personas procedentes de Ucrania que huyen de la guerra. Desde entonces, los servicios municipales se han ocupado de poner a punto la instalación, debido a que llevaba un año cerrada, y en este momento ya se encuentra preparada para poder abrir sus puertas en cuanto se reciba la orden por parte de la Secretaría de Estado de Migraciones, dependiente de Interior.

La concejala de Servicios Sociales, Sonia Rodríguez, explica que durante este tiempo se han realizado distintas labores como reparaciones puntuales, colocación de estores y una limpieza profunda de las dependencias, así como la dotación de equipamiento del hogar y dar de alta todos los suministros  que estaban cortados. «La petición del Ministerio del Interior es únicamente de instalaciones», precisa, en referencia a que, una vez que los refugiados entran en el sistema de acogida, «se les garantiza toda la atención que sea necesaria».

Esto significa que si son las oenegés oficiales las que se ocuparán de este cometido, como inicialmente se ha transmitido siendo Accem en el caso de Burgos, serán estas entidades las que presten asesoramiento jurídico o psicológico.

Además, la concejala agrega que las personas que lleguen serán «inmediatamente documentadas con permiso de residencia y trabajo, y tienen acceso a todos los derechos de cualquier residente legal en España», ya sea sanidad, educación o cualquier tipo de prestaciones.

El compromiso del Ayuntamiento de puesta a disposición del albergue es en principio «por seis meses» y el Ministerio puede hacer uso de él cuando así lo requiera. «Tenemos ya un centenar de plazas para personas refugiadas que están funcionando», asegura Rodríguez, añadiendo que lo que se ha hecho ahora es reforzar esa oferta «con las que sean necesarias» debido al éxodo masivo de ciudadanos de Ucrania que están saliendo de su país por la invasión rusa.