scorecardresearch

La historia de un verso libre

ARSENIO BESGA
-

La mirandesa Sofía Queimadelos firma su primera obra literaria bajo el título 'Kaos'. Según explica la autora, se trata de «un libro de poemas y relatos cortos pero más modernos», cuyo un apartado final posee tintes «autobiográficos»

Sofía Queimadelos, durante la presentación y firma de ejemplares de su obra en la cafetería Suite. - Foto: DB

Los sentimientos, inquietudes y experiencias, en ocasiones, pueden resultar un tanto complejas de expresar a través de la palabra. No obstante, existen ciertos afortunados con la capacidad de relatar sus vivencias y emociones empleando el lenguaje y, entre ellos, hay quienes gritan al mundo para que conozca su particular realidad. En ese grupo de selectos virtuosos de la pluma se encuentra Sofía Queimadelos, una joven mirandesa que publica su primera obra literaria bautizada como Kaos: del blanco al negro. «Es un libro de poemas y relatos cortos, pero más modernos», explica la autora. Sobre las páginas de este volumen se pueden encontrar desde anécdotas a poesías, todas ellas centradas en transmitir la historia de un verso libre.

«Tiene un lenguaje informal, una estructura más descuidada y sin seguir un estilo ni norma poética», describe la mirandesa. Según resume Queimadelos, «es más a mi manera». El contenido del texto plasma su «sentir sobre diferentes vivencias, el amor, el desamor, el olvido, el echar de menos». Unido a ello, la autora adelanta que «la última parte sí que es más autobiográfica», aunque «el resto» relata principalmente «sentimientos».

Para hablar, uno antes debe escuchar. De igual manera, a fin de escribir, el autor previamente tiene la obligación de leer. Sin embargo, las influencias de las nuevas generaciones de literatos han cambiado. Durante siglos, los autores que compusieron sus textos desde el año 1492 hasta el 1659 se alzaron como la referencia de los grandes poetas posteriores. Ahora, ni Garcilaso de la Vega, ni Góngora, Quevedo o Lope de Vega logran cautivar a los más jóvenes. Según explica Queimadelos, «el siglo de Oro no me transmite lo mismo, ahora la poesía es más clara, más directa».

Así, han surgido nuevos referentes y muchos de ellos, lejos de los manuscritos y encuadernaciones, se hallan en las redes sociales. Por ejemplo, para la autora de Kaos «Irene X, que es un estilo muy sentido de emociones pero no tan estructurado, es alguien a quien leo y me inspira». Según dice, le «llega» más la modernidad que el academicismo barroco.

Pese al gusto que generan en esta joven literata las nuevas tendencias poéticas, el motivo que le ha llevado a crear su ópera prima no reside en la intención de emular a nadie. Tenía la inquietud de publicar una obra hace décadas. «Desde pequeña he escrito cosas sueltas», recuerda. «Como objetivo tenía escribir un libro, no sabía cuándo iba a ocurrir», reconoce. Según comenta ha «empezado» muchos tomos, pero no le «convencían». Ahora bien, creó una red social dedicada a sus «frases» y ahí encontró el nicho que buscaba.

Queimadelos fue perfeccionando su estilo con pequeños relatos, aunque el texto final tardó un poco en surgir. «Cuando estuve con el covid en casa sin poder hacer nada, supe que era mi momento y debía hacer el libro», apunta. «Fue un poco terapéutico, me permitió soltar todo lo que tenía dentro», rememora la joven.

Ahora, con su primer ejemplar bajo el brazo, la escritora está muy satisfecha y no se pone más metas a corto plazo. Eso sí, reconoce que «quien lo ha leído, me ha preguntado por una segunda parte. Eso me ha generado la inquietud de quizá hacer otro». 

ARCHIVADO EN: Poesía, Lenguaje, Libros