scorecardresearch

Hervella reclama un reparto justo de los fondos europeos

SPC
-

La presidenta de Empresa Familiar de Castilla y León pide nuevas rebajas fiscales y reformas estructurales en la administración pública

Intervención de la presidenta de EFCL, Rocío Hervella en el VII Congreso regional de la Empresa Familiar. - Foto: Miriam Chacón (Ical)

La presidenta de Empresa Familiar de Castilla y León (EFCL), Rocío Hervella, reclamó hoy al Gobierno que establezca una hoja de ruta “clara” y “transparente” para que los fondos de reconstrucción Next Generation de la UE lleguen al tejido empresarial real, “del que nosotros formamos parte y que crea empleo, arraigo y progreso”. 

Así, vaticinó que sin un reparto justo el dinero “caerá en un pozo sin fondo” o se concentrará en proyectos de grandes compañías que, contribuyen al fortalecimiento del territorio, pero que “no lo vertebran con tanta intensidad como las medianas o las pymes de alto potencial”.

Hervella, que reivindicó un reparto justo de estos fondos en el discurso inaugural del VII Congreso Regional de Empresa Familiar, que se celebra hasta mañana bajo el lema: ‘Hola futuro’, también planteó la necesidad de abordar una reforma estructural en la administración pública y argumentó que debe ser la empresa privada la que impulse la creación de empleo en España y no las administraciones, como está ocurriendo ahora.

Además de nuevas rebajas fiscales, en su intervención, la presidenta de EFCL también reclamó a las administraciones una contención del gasto público y que ejerzan el papel de facilitadoras para que sea el sector privado el que tire de la economía. Además, pidió que “no se legisle contra los intereses de empresarios y trabajadores, que se promueva el diálogo y la fuerza de la sociedad civil, que los distintos gobiernos colaboren a que quien quiera y pueda arrime el hombro, como hacen siempre los empresarios familiares”, añadió.

A su vez, Hervella puso el acento en la educación y en la necesidad de conectar a las aulas con las empresas a través de la Formación Profesional Dual, para mejorar tanto la competitividad de los trabajadores como de las empresas. En este sentido, recordó las dos iniciativas puestas en marcha por la asociación, como el Programa Empresa Familiar en las aulas y Tierra de Saber, encuadradas en la Fundación Empresa Familiar de Castilla y León, que se enmarcan “dentro de nuestra creencia de que lo que mueve a una sociedad llena de talento como la nuestra son su fuerza para emprender, su habilidad para juntar talentos y capacidades, su afán por ir con los tiempos y transformarse con ellos, y sobre todo, su conciencia integradora y sostenible”, explicó.

Al mismo tiempo, la presidenta de la Empresa Familiar abogó por una reducción de la carga fiscal y aunque reconoció los avances de la Comunidad con la supresión del Impuesto de Sucesiones y Donaciones, insistió en que “es tiempo de bajar impuestos, no de subirlos”.

Añadió que las empresas y los ciudadanos necesitan mejorar la financiación y sus posibilidades de ahorro, consumo o inversión, que son la base para mantener el estado de bienestar, y ritmos de recuperación más rápidos. Además, apuntó que las rebajas fiscales se convertirán en un estímulo para incrementar el ritmo de recuperación, del que lamentó que España se encuentra a la cola de la UE.

Optimismo

A pesar de la subida de la inflación hasta el 4 por ciento, de la falta de materias primas en los mercados internacionales y de su encarecimiento, de la subida de la luz y del Salario Mínimo Interprofesional, Hervella se mostró optimista de la evolución económica y recalcó que, según una encuentra realizada entre los socios de EFCL con motivo del congreso, más de la mitad se muestra convencido de que el próximo año se alcanzarán los niveles prepandemia.

Hervella concluyó su intervención afirmando: “Talento y empresa y talento en la empresa: esa es la única fórmula posible para crear el mañana que queremos”. 

Junto a Hervella, también participaron en la sesión inaugural del Congreso la directora territorial de Caixabank en Castilla y León, Belén Martín, y el socio en EY Ramón Masip, así como el presidente del Instituto de la Empresa Familiar y presidente ejecutivo de Puig, Marc Puig.