La vendimia encara su final con 120 millones de kilos

I.M.L.
-

Se superan así las previsiones iniciales de cosecha y, a la espera de los datos finales, coloca la añada de 2020 como la cuarta más cuantiosa de la historia de la DO Ribera del Duero. Para la Ribera Blanca se han recogido 1.410.798 kilos

Las labores de recogida de la uva se han podido realizar de manera continua, con un pequeño paréntesis por precipitaciones a principios de este mes. - Foto: Alberto Rodrigo

Los trabajos de recogida de uva en el territorio de la Denominación de Origen Ribera del Duero afrontan sus últimas jornadas con unas cifras que superan las expectativas iniciales. Los datos actualizados ayer por el Consejo Regulador rozaban los 120 millones de kilos vendimiados, cuando la estimación inicial hablaba de 115, con lo que esta vendimia se sitúa ya como la cuarta más cuantiosa. Un puesto que no se descarta que supere, ya que las estadísticas históricas de la DO tienen contabilizados 122 millones de kilos de uva en la tercera cosecha más cuantiosa, que fue la de 2014, y 125 para la segunda, la de 2018, aunque los entendidos en el ámbito vitivinícola no creen que se puedan superar los 133 del récord de 2016.

En las próximas jornadas se seguirá viendo movimiento en algunas parcelas de manera cada vez más residual, porque aún permanecen abiertas 97 bodegas recibiendo del fruto del campo, mientras que hay ya 205 que han completado este proceso. Así, más de una tercera parte de las 300 bodegas inscritas en la actualidad en la Ribera del Duero ya están trabajando en la fermentación de los mostos que darán forma a esta añada y las que quedan irán completando la recogida de uva en breve plazo.

repunte del albillo. Esta es la primera vendimia que se realiza después de que se modificase el reglamento de la DO Ribera del Duero para dar cabida a la Ribera Blanca, en la que se enmarcan los vinos elaborados con la variedad Albillo Mayor. Una circunstancia que ha propiciado que se haya doblado la cantidad de uva de este tipo que se ha vendimiado este año, alcanzando 1.410.798 kilos de esta variedad propia de la zona, cuando en la anterior vendimia esta cifra se quedó en 741.655 kilos. Aún así, todavía se está muy lejos de la cantidad de uva blanca que se llegaba a vendimiar en 1990, cuando comenzaron los registros por variedades, que rozó los 11 millones de kilos, mientras que de uva tinta se recolectaron ese año 26 millones de kilos.

Mirando otra vez a la actual vendimia, en el caso de las variedades de uva tinta, en la que en Ribera del Duero predomina el Tempranillo, los registros contabilizan 118,5 millones de kilos, muy cerca de los 121 que se vendimiaron en 2014 y que constituye la tercera mejor cifra de la historia de la Ribera del Duero.

Oficialmente, las labores de vendimia en el territorio de la DO comenzaron el pasado 10 de septiembre, tímidamente en la zona de Valladolid para ir generalizándose poco a poco con el comienzo de los trabajos en terreno burgalés para ser la parte soriana la última en comenzar, siguiendo el patrón espacio temporal típico en esta denominación de origen. De esta forma, la vendimia de 2020 ocupará más de un mes de trabajo en el calendario, en un año en el que a la preocupación por el estado de la uva y las condiciones meteorológicas tradicionales se le han sumado las medidas excepcionales para evitar contagios entre los temporeros.