scorecardresearch

"Queremos dinamizar el aeropuerto pero no hemos avanzado aún"

L.M.
-

ENTREVISTA | MC Valnera es la firma encargada de convertir a Burgos en la capital logística de España. La consultora se adjudicó en junio de 2021 el contrato de Promueve para trazar la estrategia integral del sector y atraer empresas hasta 2026

Jaime González, presidente de MC Valnera. - Foto: Luis López Araico

En un mundo tremendamente interconectado, la logística toma a cada día que pasa una mayor relevancia. Para tratar de situar a Burgos en un lugar preferencial dentro del sector, la sociedad municipal Promueve lanzó un concurso para diseñar la estrategia integral a nivel local entre 2022 y 2026. La consultora cántabra MC Valnera, con el expresidente del Puerto de Santander Jaime González a la cabeza, fue la adjudicataria de un contrato que poco a poco va dando sus frutos.

¿Qué trabajo han hecho desde que se hicieron con el contrato, en julio del año pasado, hasta ahora?

Entregamos antes de Navidad a Promueve el diagnóstico de situación de la capital desde una perspectiva de análisis de necesidades, de soluciones de transporte y logísticas y también en relación a la disponibilidad de recursos, tanto por la parte de carretera como ferrocarril. También les dimos cuenta de un estudio de las demandas de empresas localizadas en Burgos y su entorno.

¿Qué se ha hecho desde entonces?

Se trabaja en el diseño y ejecución de un plan de acciones muy concretas que queremos convertir en realidad en el mercado para construir y facilitar soluciones de transporte que incrementen el valor logístico que Burgos posee. Lo queremos hacer tanto para la industria local como para potenciar el poder de atracción de nuevas inversiones que en este momento sondean el mercado. Para ello hemos separado dos áreas: el eje horizontal (Barcelona, Burgos y Galicia o Portugal) y el vertical (Marruecos, Algeciras, Madrid, Burgos y Bilbao, Irún o Santander).

¿Se ha logrado ya algún avance importante al respecto en alguno de estos dos ejes?

Sí. Hace unas semanas la principal terminal de contenedores del Puerto de Barcelona, Hutchinson, estableció a través de su filial ferroviaria Synergy un servicio directo entre la Ciudad Condal y la terminal de Villafría. Gracias a la intermediación de la empresa logística burgalesa Asercomex empezó con dos frecuencias por semana pero se prevé aumentarlas a medida que el tráfico de exportación e importación entre ambas terminales vayan ganando clientes. Las mercancías de Burgos tendrán conexión directa, sin transbordo, hasta medio y lejano Oriente y Norteamérica.

¿Qué fortalezas y qué debilidades han encontrado en Burgos como referente logístico?

Los costes de producción de servicios logísticos son bastante razonables y mucho más competitivos que los que se encuentran en grandes conglomerados urbanos e industriales como Barcelona, Madrid, Valencia o Bilbao. También es muy valorable el alineamiento institucional y empresarial que hay en Burgos. Por contra, creemos que no hay tanto suelo disponible como se necesitaría a medio y largo plazo. Además, un retraimiento de la actividad económica podría demorar o ralentizar el notable ritmo de desarrollo de servicios que venía soportando Burgos desde antes de la pandemia. La amenaza es el propio contexto de incertidumbre.

El aeropuerto de Villafría lleva desde finales del 2021 sin vuelos comerciales... ¿se está intentando potenciarlo para posibles servicios relacionados con la logística?

Consideramos cualquier oportunidad que dinamice el aeropuerto. Hasta ahora no hemos conseguido avanzar, a diferencia de otros ámbitos donde sí hemos progresado más. Se trata de una infraestructura muy significativa por la superficie que ocupa y su enclave.

¿Qué papel juega en toda esta estrategia la terminal ferroviaria de Villafría?

Queremos que se pueda establecer como centro de cross-docking o intercambio de mercancías entre el modo carretera y el ferrocarril para poder llegar al Puerto de Barcelona y desde allí despachar los contenedores en líneas de corta distancia a Italia. Tampoco se descarta que importaciones desde Turquía lleguen a la Ciudad Condal y tengan continuidad por ferrocarril hasta Burgos, donde se despacharían por carretera a distintos puntos de Castilla y León o Galicia. Villafría asumiría el papel de fábrica al recibir y emitir mercancía que tiene que llegar y salir luego por camión. El tramo largo se realizaría en tren y la última milla por carretera.

¿Se fijan en alguna plataforma logística ya existente?

Nos gusta mucho el modelo de la Plataforma logística de Zaragoza (Plaza). Aun estando en otro ámbito geográfico, creemos que Burgos tiene las mismas características para replicarlo.

¿Qué recursos harían falta para ello?

La terminal existe y tiene la capacidad necesaria. Los vehículos de tracción también existen. La maquinaria para hacer el trasvase del tren al camión y viceversa también está disponible. Hay capacidades necesarias para hacer funcionar la intermodalidad, pero tenemos que incrementar su utilización, y por tanto su rentabilidad. Harán falta inversiones, sin duda, pero estas serán de carácter privado en la medida que incrementemos el atractivo como centro logístico.

¿Cómo valoran la ampliación del Puerto Seco que se está ejecutando en estos momentos?

Parte de nuestro trabajo está en lograr un incremento de los usos de la terminal para ver qué utilidad se le puede dar a la ampliación. El paso previo para materializarla en un diseño concreto de los servicios que vaya a prestar es incrementar, e idealmente saturar, las capacidades de Villafría. En ese régimen trabajamos.

¿Qué hay del eje vertical?

Tiene una consolidación de crecimiento notable de productos industriales y frescos con origen en Marruecos. Queremos contar con volúmenes también desde Algeciras. Nos gustaría que el centro nodal de recepción y reexpedición fuera Burgos. Bilbao y Santander tienen conexiones semanales para camiones con Reino Unido e Irlanda. Queremos canalizar y llegar a conformar un eje ferroviario de alta densidad en el que los semirremolques se suban al tren, al estilo de lo que está triunfando en Europa. Buscamos que Burgos, que es un enclave geoestratégico crucial, sea referente en el intercambio de mercancía.

Dentro de este Corredor Central la reapertura del ramal norte o Tren Directo entiendo que es clave...

Es esencial. No solo por la menor distancia, 100 kilómetros de ahorro al no pasar por Valladolid y Palencia, sino por sacar a la orfandad de servicios logísticos ferroviarios que sufre Aranda de Duero. En ningún caso tenemos que medir si será rentable o no por la industria ribereña actual, sino por la llegada de nuevas firmas de reabrirse esta línea. Además, entendemos que el corredor natural es el paralelo a la A-1 y debe de seguir su camino natural. Queremos que se rehabilite algo que ya existe y ponerlo en funcionamiento. En el mejor de los casos, el porcentaje de trasvase de la carretera al ferrocarril sería pequeño dado que es imposible absorber toda la masa de circulación del eje vertical. No obstante, se ayudaría a crear un atractivo logístico.