Adiós a una letrada pionera

I.E.-G.A.P.
-

Carmen Conde Vivar, que fue la primera mujer en ingresar en el Colegio de Abogados de Burgos, falleció ayer a los 90 años

Adiós a una letrada pionera

Carmen Conde Vivar fue una pionera en Burgos, una mujer que tuvo el honor y la suerte de convertirse en la primera en entrar a formar parte del Colegio de Abogados de la provincia, allá por el año 1956, después de licenciarse brillantemente en Derecho por la Universidad de Valladolid. Lamentablemente ayer fallecía a los 90 años una mujer adelantada a su tiempo, antecedente de tantas y tantas abogadas que tras ella han ejercido con pasión su profesión en estas tierras.
Madre del juez Pablo Llarena, instructor del ya célebre Procés, fue homenajeada en 2006 por el Colegio con motivo de sus 50 años en la profesión. Allí recordó sus inicios y parte de su vida laboral. Carmen Conde Vivar ingresó en la institución ataviada con una toga «pequeñita» prestada amablemente por el colegiado Matías Álvarez Merino y en presencia, entre otros, del entonces presidente de la Audiencia, Andrés Basanta, y del decano del Colegio, Pedro Alfaro.
Su llegada en la abogacía fue atípico, singular en una ciudad de provincias conservadora, y como tal mereció titular y despliegue informativo en aquel Diario de Burgos del 12 de octubre de 1956: «Ayer en la Audiencia Territorial tuvo lugar el acto de jurar en ejercicio de la profesión en Burgos, la primera mujer, hecho singular en los anales de nuestro Colegio de Abogados, en el que por primera vez ingresa para ejercer esta profesión una mujer (...) Al pisar por primera vez, en nuestra Audiencia, los estrados, una mujer abogado, consignamos el hecho por su interés y, a la vez, felicitamos cordial y sinceramente al nuevo letrado (sic), a quien deseamos muchos éxitos en su nueva actividad profesional».
Su primer asunto, recordaba en 2006, fue en un turno de oficio sobre un presunto delito de hurto o robo. «Estaba, lógicamente, muy nerviosa... Menos mal que el tribunal me dijo que había quedado muy bien defendida la pena», comentaba. En 1959 dejó la profesión para atender a sus hijos y  volvía en 1972, como secretaria en funciones en la Cámara de la Propiedad Urbana. En 1974 opositó para Secretario de Magistratura del Trabajo, la sacó y estuvo destinada en Pamplona, Vitoria y Burgos.  A las 10,15 tiene lugar su funeral hoy en la capilla del tanatorio San José.