Sin solución aún para Endocrinología

A.G.
-

La Gerencia del Hospital Universitario de Burgos sigue buscando cómo resolver el vacío en la jefatura de servicio tras la dimisión de Enrique Ruiz hasta que esa plaza salga a concurso

Enrique Ruiz (izda.) en una foto de archivo sobre la implantación de una técnica nueva en el HUBU para tratar el bocio. - Foto: Jesús J. Matí­as

La Gerencia del Hospital Universitario de Burgos sigue buscando una solución para resolver el vacío en la jefatura de servicio que se ha producido en Endocrinología hasta que esa plaza salga a concurso. Este periódico publicó el pasado día 12 la dimisión de su responsable de los últimos 15 años, Enrique Ruiz, debido a una situación de conflicto interno que se mantenía en el tiempo y por la que se había puesto en marcha un procedimiento denominado de ‘violencia interna’ para que una comisión analizara lo ocurrido. La Dirección General de Profesionales de Sacyl tiene establecidas dos formas de resolver los problemas que se crean entre profesionales para evitar que se enquisten y se alarguen durante mucho tiempo: la mediación (el propio gerente del HUBU, José María Romo, fue mediador en el área Oeste de Valladolid) para conflictos menos graves, y la ‘violencia interna’ para casos de acoso laboral.

La cuestión es que la comisión encargada de este asunto (de la que no forma parte Romo) propuso que como una de las partes implicadas ya había sido sancionada en su día (con suspensión de empleo y sueldo) se empezara a recuperar la normalidad y que ese profesional comenzar a formar parte de las actividades diarias del servicio: «Yo le propuse al jefe de servicio sentarnos los tres a diario para intentar resolver el problema -explica Romo- y al segundo día Enrique Ruiz presentó la dimisión alegando que yo me había puesto a favor de la otra parte, lo que no era cierto».