scorecardresearch

Una cita para compartir experiencias

L.N.
-

Caleruega recibe al maestro de la Orden y a 17 provinciales llegados de los 5 continentes

Una cita para compartir experiencias - Foto: DB

Cinco meses después de su primera visita a Caleruega, el maestro de la Orden de Predicadores, el filipino Gerard Timoner, ha regresado a la cuna de Santo Domingo para una estancia de 10 días. En esta ocasión, lo hace arropado por 17 de los 19 provinciales, llegados desde los cinco continentes y entre los cuales suman un total de 20 nacionalidades. 

El motivo no es otro que la celebración de un taller de formación dentro de la Orden para compartir experiencias y aprender unos de otros. "Los provinciales tienen la oportunidad de conversar con los miembros del Consejo General y también de intercambiar ideas. Compartir ayuda mucho y el hecho de ser tantos enriquece más el encuentro", defiende el 88º sucesor de Santo Domingo, emocionado por este nuevo viaje a Caleruega, un lugar que, a su juicio, "es como Belén para los cristianos". 

Se trata de un intercambio de hábitos e ideas "muy relevante" para la Orden porque las situaciones "son muy diferentes" en función de los países y continentes en los que están presentes. Hasta Caleruega se han desplazado los provinciales de Italia, Malta, Eslovaquia, Irlanda, Polonia, Congo, Nigeria, provincia del Rosario (que engloba Japón, Singapur o Filipinas), México y Brasil, entre otros. 

También es una forma de que los nuevos provinciales, cuyos capítulos se celebran cada cuatro años, reciban ayuda en sus inicios. Se les explican los modos de funcionamiento, procedimientos canónicos y todas aquellas cuestiones prácticas que atañen a su día a día. "Es normal que cuando alguien asume un oficio haya que enseñarle su funcionamiento", detalla al respecto Timoner. 

Así las cosas, dentro de este taller de formación tienen cabida desde los pilares que marcó Santo Domingo, centrados en la predicación de la vida apostólica, la fundación de conventos y la vida fraterna, entre otros, hasta cuestiones internas de tipo administrativo, económico o visitas canónicas. Aunque normalmente estos encuentros se realizan en Italia, por requisitos de entrada a raíz de la pandemia de coronavirus, el socio del maestro de la Orden, Miguel Ángel del Río, precisa que "ha sido más fácil legalmente hacerlo en España". La elección de Caleruega resulta clara: por ser la cuna de Santo Domingo, un lugar que permite "a los provinciales beber de la espiritualidad de las raíces del santo". 

Respecto al presente y futuro de la Orden de Predicadores, su maestro se muestra satisfecho por un relevo más que garantizado. Basta un dato. Hace 100 años, contaban con poco más de 4.000 frailes. En la actualidad, superan los 5.000.