Baños muy peligrosos

P.C.P.
-

Orbaneja estudia vallar la cascada para impedir el baño y los arriesgado saltos. La Guardia Civil acude a disuadir pero no puede multar porque arrancaron el cartel

La vegetación y el plancton que pisan al saltar son únicos. - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

El más bello y fotografiado rincón de Orbaneja del Castillo se ha convertido este verano en lo más parecido a un hotel barato de Magaluf o Benidorm. Gente en calzoncillos   saltando desde la cascada y el puente a las conocidas como pozas de la turquesa y a las aguas del río Ebro, gritando, con la música a todo trapo... Un sucedáneo de ‘balconing’ de interior que entraña claramente un riesgo para quienes lo practican y que desespera a los vecinos de una localidad turísticamente sobreexpuesta.
Hasta tal punto se encuentran preocupados y sobrepasados en el municipio que se plantean adoptar de manera urgente medidas «drásticas» que atajen el problema de raíz, según apunta el alcalde de Orbaneja, Javier Perujo, que habla ya de la posibilidad real de vallar todo el perímetro de la cascada para impedir el acceso, consciente de que también estropearía miles de fotos de visitantes que sí se comportan con urbanidad.
La Guardia Civil ha acudido a la zona varias veces ya este verano pero según el alcalde, se tiene que limitar «a disuadir» a los presentes para que se marchen voluntariamente porque «no puede multarles». El cartel que colocó la dirección del Parque Natural  de los Cañones del Alto Ebro y el Rudrón para prohibir el baño «duró dos días», describe Perujo, por lo que los agentes ‘invitan’ a las cuadrillas a abandonar la zona. «Es una pelea constante», añade.

[más información en la edición impresa]