Los Heterodoxos

Ignacio Fernández de Mata


De lemas

14/04/2021

El soez lema electoral de la candidata del PP a la presidencia de Madrid es, amén de un insulto a la inteligencia, un inmenso monumento a la necedad -la ajena, la de la masa-, también de un maquiavelismo avieso y cínico. En estos tiempos de hipérbole gaseosa, de gónadas anabolizadas, de lerdoemocionalidad postmoderna, los discursos políticos pueden resultar tan vacíos como los lemas de los hipermercados. Que a la gente la tienen por imbécil se constata en las maneras y mensajes. Y así como las grandes superficies venden, a los políticos también parece darles resultado.
Comunismo o libertad es un burdo juego entre el persistente lastre de la dictadura franquista y las consignas americanas de los grupúsculos trumpistas. ¿Cómo se puede esgrimir tal aparente dicotomía en la democracia española, en 2021? ¿Qué entiende el votante ayusista por ambos términos?  Quien haya leído el portentoso M. El hijo del siglo, de Antonio Scurati, ve repetida la estrategia de comunicación que aupó al poder al sibilino periodista Benito Mussolini a comienzos del siglo XX, sin ambages. Los juegos de ecos y espejos que subyacen en la frasecita pepera alcanzan a una población envejecida, muchos de ellos nostálgicos de la mistura memorativa de su vida y la dictadura, gentes que reaccionan a los viejos miedos -tan falsos hoy como ayer-, al rojo, al comunista soliviantador. El lema, además, tiene mucho de la posverdad neoliberal de Trump, de sus fake news impregnadas de pedestre nacionalismo -por ende, blanqueador del franquismo-. El resabio fascista del eslogan, que separa a españoles buenos de la anti-España, y de paso de los migrantes, minorías y demás cuerpos extraños a la nación eterna, consigue exaltar, radicalizar y polarizar apelando a las emociones, aunque no contenga propuesta política alguna. 
El ayusomarismo (IDA + MAR, tanto monta…), deja corto al descalabro mental del independentismo catalán. La Comunidad de Madrid actúa con igual, si no mayor, deslealtad con el resto de España que la Cataluña indepe. Y con igual desconexión de la realidad. El breve período de Ayuso como presidenta ha sido un inmenso vacío de gestión, carente de políticas reales, de legislación, incapaz siquiera de sacar adelante unos presupuestos. Igualita que Quim Torra. Su chulería ultra y zarzuelera esconde una irresponsable política de tierra quemada contra el Gobierno de España, su propio partido y la ciudadanía. Atentos al abismo.
losheterodoxos.blogspot.com