scorecardresearch

Ambiente de Primera

ROBERTO MENA
-

Los aficionados de ambos bandos comenzaron el partido horas antes en el casco antiguo de la capital burgalesa

Miles de aficionados de Oviedo tiñeron de azul las calles de Burgos y el Fondo Norte de El Plantío - Foto: Christian Castrillo

Ayer en Burgos se respiraba fútbol. El aroma se podía palpar desde horas antes de que comenzara el partido y es que fueron alrededor de 1.500 aficionados del Real Oviedo los que se desplazaron para ver en directo el choque entre blanquinegros y carbayones, correspondiente a la vigésimo octava jornada de LaLiga SmartBank. Ocuparon toda la grada visitante y gran parte del Fondo Norte, aunque otros muchos estuvieron diseminados en Tribuna y Lateral. El ambiente estaba asegurado en el campo y es que en las gradas de El Plantío hubo casi 10.000 espectadores y la de ayer fue la segunda mejor entrada de la temporada, solo superada por la del partido contra el Amorebieta el día de Nochevieja, cuando fueron más de 10.200 los aficionados que presenciaron el choque en directo. 

Esa atmósfera futbolística se trasladó en la previa del choque  al centro de la ciudad, donde fueron muchos los ovetenses que se acercaron a ver la Catedral y a tomar el vermú por los establecimientos de los alrededores. El color azulón se pudo ver por todas las partes horas antes de que el balón echara a rodar. Ambos bandos convivieron sin ningún problema, con una notable normalidad y el cruce de miradas y comentarios fue aumentando con el paso de los minutos.

Los burgaleses tenían ganas de vivir partidos como el que ayer se disputó en El Plantío, además de disfrutar de lo vivido en el casco antiguo de la capital burgalesa. El fútbol profesional no se queda en el terreno de juego y en la televisión, sino que va más allá y eso también lo quería saborear una ciudad que en los últimos años había vivido en la penumbra futbolística (...).

(Reportaje completo, en la edición impresa de Diario de Burgos de este lunes o aquí)