scorecardresearch

La Junta ofrece consensuar un plan de extinción de incendios

SPC
-

Suárez-Quiñones asume que el personal, tanto público como contratado, "debe mejorar tanto en tiempos de trabajo como en formación continua"

La Junta ofrece consensuar un plan de extinción de incendios - Foto: Miriam Chacón ICAL

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ofreció hoy consensuar un plan de extinción de incendios forestales “a largo plazo y de envergadura”, que aborde el modelo de ordenación del territorio más adaptado a los grandes fuegos, los considerados de quinta y sexta generación, que se avecinan en los próximos años. El consejero llamó a debatir sobre la educación ambiental, la concienciación social, el cambio climático y sus líneas de mitigación, cuestiones que suponen un “problema global que no depende de opciones políticas en el momento de una catástrofe, ni siquiera del país en el que se produce, y que requiere de soluciones a largo plazo, consensuadas y viables”.

“Para ello es necesario el concurso de todos. De todas las ideas y todas las sensibilidades. Con responsabilidad y despojándonos todos de líneas rojas y de insistencias en planteamientos enquistados que no aporten. Y cuando digo todos, digo todos, incluida la Junta. Buscando el consenso para el bien de Castilla y León”, prosiguió el consejero, citando tanto a los grupos parlamentarios como a todos los económicos sociales, económicos, entidades locales y habitantes de los municipios que se ubican en estas áreas forestales. Así lo anunció durante su comparecencia a petición propia para explicar los pormenores del incendio originado el 14 de agosto en Navalacruz (Ávila).

Por ello, propuso la creación de una ponencia, en el seno de la Comisión de Fomento y Medio ambiente, al amparo del artículo 42 del Reglamento de las Cortes, para poder debatir con los grupos parlamentarios, “fuera de sesiones esquematizadas en tiempo y forma, y buscar las mejores soluciones a un problema de todos”.

Suárez-Quiñones achacó la generación de estos grandes incendios en zonas rurales al abandono agrario “patente”, donde este escenario de fuegos forestales “no hace sino agravar el problema”. Por ello, el consejero enumeró las cinco líneas fundamentales en las que se deben basar las actuaciones de futuro. La primera es la mejora del operativo de lucha contra incendios forestales, a través de diversas líneas orientadas a su mayor dotación de medios, mejor equipamiento logístico y de infraestructuras, mejor condición de su personal (estabilidad, formación, especialización y profesionalización), modernización, digitalización y apoyo experto.

La segunda, la consolidación del modelo de gestión forestal que permita tener paisajes forestales “más resilientes”. En tercer lugar, ratificar un modelo de gestión de la ganadería extensiva que permita mantener los terrenos agroforestales con menores densidades de combustible que en la actualidad; un cuarto punto sobre la puesta en marcha, con el “apoyo público necesario”, de los planes de defensa de los municipios, especialmente los de zonas forestales de alto riesgo de incendios, así como de un plan de mantenimiento de franjas de seguridad en infraestructuras básicas (carreteras, vías férreas, redes de energía, etc.). Y por último, el apoyo a las administraciones locales para que, en el marco de sus competencias, se doten de los medios necesarios para la lucha contra los incendios.

Mejora de tiempos

De estos puntos, el consejero se detuvo particularmente en lo que consideró la “parte más importante”, el personal, “tanto público como contratado”, que asumió que “debe mejorar tanto en tiempos de trabajo como en formación continua”. Así, recordó que de la mano del Dialogo Social “se han mejorados las condiciones de tiempo de contratación del operativo” gracias, justificó, al incremento en la inversión durante los últimos años, “llegando a los nueve meses de contratación media de todas las cuadrillas y mejorando la clasificación profesional de los mismos”. En los próximos años, sostuvo, todos los miembros del operativo “tendrán al menos la categoría de peón especializado”.

También anunció que la Consejería incrementará las plantillas de agentes medioambientales, para las que ya hay convocadas un centenar de plazas y otras cien para una próxima convocatoria. Suárez-Quiñones expuso también que se reforzarán las estructuras de técnicos a través de las nuevas RPT que están en elaboración, a la vez que se convocarán las plazas vacantes.

Igualmente, se centró en otra pata relevante, la del modelo de gestión de la ganadería extensiva, que “permita mantener los terrenos agroforestales con menores densidades de combustible que en la actualidad”.

A su juicio, el cambio de uso de la tierra con la “disminución drástica del ganado en extensivo es una causa indudable de este fenómeno”. “Debemos todas las administraciones incrementar los esfuerzos y medidas para aumentar el pastoreo del ganado en nuestros montes”, defendió. Para ello, consideró que la próxima aprobación del Plan de Desarrollo Rural de Castilla y León, enmarcado en la revisión de la PAC y el Plan Estratégico Agrario de España (PEPAC), o la configuración del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, serán “fundamentales en los próximos años”. Una labor, añadió, en la que apostó por “luchar por impedir las acciones que van justo en contra de ello, como la inclusión del lobo en el LESPRE”.