Los ángeles dan alas

I.L.H.
-

Las Edades, agosto y el Lermeño Ausente llenaron ayer la villa ducal de visitantes. 200 personas pasaron por la muestra en las 3 primeras horas matinales. En ese tiempo predominó el turista español llegado de todos los puntos del país

Los ángeles dan alas - Foto: Patricia González

La Fundación de Las Edades del Hombre no es proclive a dar cifras de visitantes cada vez que lo solicita un medio de comunicación. Su política es anunciar los datos redondos: el turista 50.000 o el 100.000, por ejemplo, número este último del que la exposición dedicada a los ángeles debe de estar cerca teniendo en cuenta que a mediados de julio sumaban ya 70.000.
Aun sin datos oficiales, el trasiego que ayer se vivió en la villa ducal hace pensar que Las Edades han dado alas a una localidad ya de por sí visitada en verano. Aunque no todo se debió a las obras de arte sacro sobre querubines: echaron una mano una misa retransmitida por un canal de televisión, la fiesta del Lermeño Ausente y el hecho de ser un fin de semana de agosto.
Podemos dar fe del número de personas que traspasaron las sedes de Las Edades del Hombre entre las 10 de la mañana y la una de la tarde del domingo, jornada que, según los vigilantes, «suele ser más floja que los sábados». En ese tiempo fueron 200 los visitantes que recorrieron la muestra, todos procedentes del territorio nacional de lugares tan dispares como Canarias, Andalucía, Aragón, País Vasco, Cataluña, Asturias, La Rioja, Castilla-La Mancha o Castilla y León.
Al margen de las cifras, Gonzalo Jiménez, secretario de la Fundación, destaca de Angeli el hecho de que «está atrayendo a más gente extranjera que otras ediciones». La otra singularidad es el número de visitantes del norte de la península, algo que también ocurrió con la edición de Oña. El éxito de esta convocatoria se debe, en parte, al tema de la exposición: «Los ángeles sorprenden positivamente y también la calidad de las obras en su conjunto. Esta edición, como característica, tiene que el conjunto de las piezas es muy notable. Otras veces, debido a la temática fundamentalmente, hay obras de menor calidad artística pero que responden al guión y por eso se incluyen. En este caso, en cambio, todo el conjunto es muy notable», subraya añadiendo el tirón que a la vez tiene Covarrubias -con la reestructuración del museo- y Silos -con la exposición de Antonio López-.
Julia, una de las vigilantes de la exposición, lo corroboraba ayer mientras mostraba su entusiasmo con la atracción que supone Las Edades para su pueblo: «Viene mucha gente todos los días y no me extraña porque a mí me encanta. Es de las ediciones que más me gusta, además de la del año pasado de Aguilar», apunta. (Más información en la edición impresa)