scorecardresearch

Gallardo exige «no forzar» la transición al coche eléctrico

SPC
-

Castilla y León se une a otras 19 comunidades europeas en una alianza de regiones de la automoción que velará por el avance hacia la descarbonización del sector

Juan García-Gallardo, a su llegada a la reunión del Comité de las Regiones europeo para la firma del acuerdo. - Foto: Ical

Veinte regiones europeas de siete países diferentes que acogen fábricas de coches, entre las cuales está Castilla y León y otras cinco españolas, lanzaron ayer en Bruselas la Alianza de las Regiones de la Automoción, que velará por que todos y cada uno de estos territorios avancen hacia la descarbonización de sus industrias automovilísticas con medidas de apoyo y reconversión laboral. Sin embargo, y en ese foro, el vicepresidente de la Junta, Juan García-Gallardo, defendió que «no se deben forzar o imponer transiciones hacia nuevas formas de movilidad», y apostó por «alianzas» en favor del desarrollo de la automoción y «del interés general» y que no respondan a intereses de «lobbies». Allí, recordó que Castilla y León es «una de las regiones líderes en el sector de la automoción» dentro de Europa, y por ello se mostró partidario de la alianza con otras regiones de la UE en la misma situación para «mejorar los intereses de la industria de la automoción, de los europeos y de los trabajadores» de dicha industria.

Sin embargo, y aún reconociendo que las instituciones tienen «el deber de cuidar el medio ambiente y la naturaleza», también sostuvo que «los trabajadores de la automoción en Europa y Castilla y León no son culpables del deterioro del medio ambiente», por lo que aseguró que «lo más sostenible es alargar la vida útil de los vehículos». Y es que aunque todos los territorios tienen «el deber de apoyar la innovación, la tecnología y la investigación» con el fin de «seguir siendo punteros», el 'número dos' autonómico mantuvo que «no se deben forzar e imponer transiciones hacia nuevas formas de transporte y movilidad».

«Debemos facilitar la transición con nuevas infraestructuras, pero no debemos imponerlas», concretó el vicepresidente de la Junta, que apostó por «defender las conquistas sociales de las personas más humildes» entre las que incluyó la posesión de un vehículo en propiedad y el acceso al centro de las ciudades «con su propio coche», bajo la premisa de que «no necesitamos zonas de bajas emisiones».

En relación a la firma de la Alianza de Regiones con Industria de Automoción, creada bajo el auspicio del Comité de las Regiones europeo, García-Gallardo aseguró que estas deben «cooperar, compartir información y establecer alianzas», pero principalmente tienen que «defender los intereses generales y no de ningún lobby en particular». Y es que, para el vicepresidente de la Junta, no se deben «anticipar nuevas formas de movilidad para las que quizá no estemos preparados», dado que «precipitar el futuro puede hacer que la industria del automóvil sea cosa del pasado».

Por otra parte, hizo un alegato en defensa de la energía nuclear, ya que consideró es una fuente «de futuro, sostenible y limpia». «Todos los países apostar más por la energía nuclear», añadió García-Gallardo, que aseguró que cree «firmemente», como ha establecido la Unión Europea, que la nuclear es una «energía de futuro, sostenible y limpia».